• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las diferentes Diócesis del país se unieron con diversas actividades, entre ellas, jornadas de oración y procesiones, en las que resaltó la bandera de la Iglesia y la azul y blanco de Nicaragua.

A las 11:00 a.m. de este domingo, en la Catedral Metropolitana de Managua, el padre Mario Guevara, quien fue atacado con ácido sulfúrico el pasado 5 de diciembre, presidió la celebración eucarística, luego de 9 meses de estar inactivo por las secuelas del ataque.

Dentro del altar central de la catedral ondeaba la bandera de Nicaragua y una de grandes dimensiones en las afueras del templo principal de la Arquidiócesis de Managua.

Al inicio de cada eucaristía en diferentes templos del país, la intención fue elevada por la paz de Nicaragua, así como lo habían solicitado los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, una semana antes, en la voz del obispo de la Diócesis de Granada, Jorge Solórzano.

Al finalizar la celebración de la misa, en Catedral de Managua, el padre Mario Guevara agradeció a los presentes el apoyo mostrado durante todo el transcurso de su recuperación y pidió dar inicio con la procesión con la Virgen Niña elevando, a la vez, durante el recorrido en los predios la rogativa por la paz de Nicaragua, debido a la crisis que enfrenta el país.

Piquetes

Antes de iniciar la misa, de las 11:00 de la mañana, en la catedral San Pedro Apóstol, en Matagalpa, un fuerte grupo de feligreses salieron en procesión por diferentes calles de esta ciudad con la misma intención que solicitó la CEN.

Dentro del altar central de la catedral ondeaba la bandera de Nicaragua y una de grandes dimensiones en las afueras del templo principal de la Arquidiócesis de Managua.Isidro Hernández/END

Los feligreses y manifestantes ondeaban sin temor la bandera azul y blanco, de manera invertida, pidiendo por la paz y a la vez exigiendo justicia y democracia para el país.

“A pesar que el Gobierno aduce que en Nicaragua han logrado disolver el rechazo de la población, esta es una muestra de que los nicaragüenses siguen repudiando lo que pasa aquí. No podemos seguir siendo indiferentes”, manifestó uno de los participantes en dicha procesión, aunque expresó que era importante siempre mantener la religiosidad y respeto.

La procesión inaugural contó con la participación de excarcelados matagalpinos, quienes además de portar banderas azules y blancas, elevaban consignas que se han hecho populares en el contexto de la crisis sociopolítica.

En Estelí, un grupo de feligreses y manifestantes pertenecientes a la iglesia Hermita del Rosario, después de la misa continuaron exigiendo, con sus rostros cubiertos y banderas en mano, justicia, libertad y democracia.

El piquete express se extendió por un lapso de 20 minutos y luego fueron asediados por cuatro patrullas repletas de policías antimotines.

El recién nombrado obispo de la Diócesis de León, René Sándigo, inició la jornada de oración por la paz en la Basílica Menor de la Inmaculada Concepción de María, en El Viejo, y expresó que “ojalá podamos encontrar caminos de justicia y de paz”.

“Tendremos una semana de oración por nuestra patria. Quisiera como padre, como pastor, como hermano y amigo mayor en la fe invitarles a que dediquemos esta semana a ese ambiente de oración, de esa programación que gentilmente la Conferencia Episcopal ha propuesto”, señaló Brenes, quien la primera semana de septiembre participó junto al clero de Managua en los ejercicios espirituales 2019.