• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) presentó este martes en Suiza un informe sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua en el cual se señala que las violaciones de las libertades fundamentales en Nicaragua no cesan desde abril del año pasado.

El Nuevo Diario comparte en claves el informe de la ONU presentado por Michelle Bachelet, jefa de Oacnudh, durante el 42 Periodo de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Violaciones de derechos humanos

El informe señala que Oacnudh, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), han documentado graves violaciones de los derechos humanos cometidas desde mediados de abril de 2018 en el contexto de la crisis en Nicaragua, mientras el Gobierno “hasta el momento” niega cualquier responsabilidad.

Oacnudh también señala que la fase más reciente de la represión contra los sectores críticos al Gobierno se ha caracterizado por la violación de los derechos a la libertad de expresión, asociación, y reunión pacífica lo que ha conducido a una reducción continua y notable del espacio cívico.

Bachelet denunció arrestos y detenciones arbitrarias como “medio de represión de la expresión de la disidencia, casos de torturas y malos tratos a personas privadas de libertad en relación con las protestas”.

El informe de Oacnudh además asegura que en Nicaragua se ha utilizado el sistema de justicia para criminalizar la disidencia y garantizar la impunidad de los responsables de las violaciones de los derechos humanos, lo que demuestra la falta de independencia del poder judicial respecto del poder ejecutivo.

“Hasta la fecha, las autoridades no han investigado con diligencia e imparcialidad las denuncias de torturas y malos tratos contra personas bajo custodia... El monitoreo de algunos procesos penales contra personas detenidas en el contexto de las protestas también ha puesto de manifiesto deficiencias e incompatibilidades notorias en la aplicación de la legislación penal nacional con las normas y estándares internacionales sobre el debido proceso” finaliza el informe.

Reanudación del diálogo

Oacnudh recomienda al gobierno de Nicaragua a reanudar “urgentemente” un diálogo significativo e inclusivo, en consonancia con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, e implementar plenamente los acuerdos alcanzados con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia en marzo de 2019.

Libertad de expresión

Entre los llamamientos realizados al Gobierno sobresale la solicitud de garantizar el ejercicio de las libertades de reunión pacífica, expresión y asociación; y sancionar públicamente todo ataque o intimidación a los defensores de derechos humanos, los líderes comunitarios, los periodistas y los trabajadores de los medios de comunicación, y a toda persona crítica con el Gobierno.

Oacnudh además sugiere restablecer urgentemente la personalidad jurídica de las organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación que han sido clausurados u ocupado sus oficinas como 100% Noticias, Confidencial, Esta Noche y Esta Semana. También solicita que se le devuelva todos los bienes, documentos y equipos incautados, como la materia prima a los periódicos El Nuevo Diario y La Prensa.

Garantizar los derechos humanos

En materia de derechos humanos la ONU pide establecer un plan de acción de amplio alcance orientado a la rendición de cuentas para garantizar justicia para las víctimas de la crisis y sus familiares.

Oacnudh contempla fundamental la investigación y enjuiciamiento penal rápido, exhaustivo y transparente de todas las denuncias de violaciones y abusos de los derechos humanos ocurridos desde el 18 de abril de 2018, todo esto mediante la creación de una “Unidad Especial dentro del Ministerio Público”.

La Oficina del Alto Comisionado propone además la reforma del sector judicial, incluida la renovación de cargos en consonancia con las normas internacionales, la elaboración y aplicación de un conjunto de medidas de amplio alcance que garanticen el acceso a la justicia y la reparación (restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición) a todas las víctimas de violaciones de los derechos humanos, y la desarticulación y desarme de los elementos armados progubernamentales.

Torturas y malos tratos a disidentes

Oacnudh propone al gobierno de Nicaragua que adopte “medidas inmediatas” para poner fin y prevenir eficazmente los actos de tortura y malos tratos en custodia, además de que cesen las detenciones arbitrarias. También sugiere liberar a todas las personas privadas arbitrariamente de libertad en el contexto de las protestas o por manifestar opiniones críticas con el Gobierno.

Reformas electorales

Cómo última recomendación, Oacnudh llama al gobierno de Nicaragua a asegurar la pronta aplicación de las reformas electorales e institucionales destinadas a garantizar elecciones justas y transparentes.