•  |
  •  |
  • END

El Vicepresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Juan Abelardo Mata, acusó ayer al presidente Daniel Ortega de “manosear la religión para justificar posiciones absurdas”, en referencia a las declaraciones del mandatario, quien mandó a rezar a los altos jerarcas de la Iglesia Católica que criticaron la actitud del gobierno respecto de la Cuenta Reto del Milenio.

Según Mata, “no es con discursitos ni con oraciones que (Ortega) cumplirá con su deber”, y sonriente, agradeció “que nos mande a rezar”.

“En boca del mentiroso, la verdad se hace dudosa”, respondió el también Obispo de la Diócesis de Estelí, al consultarle sobre la recomendación que Ortega dio luego de anunciar que la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) asumirá parte de los proyectos, cuyos desembolsos fueron cancelados por la Cuenta Reto del Milenio.

Ortega criticó a los obispos que públicamente lamentaron la cancelación del millonario programa financiado por Estados Unidos, y recomendaron al gobierno enmendar los errores señalados como causas de la cancelación del desembolso, sobre todo, las irregularidades en los comicios municipales de 2008.

“Deberían rezar todos los días: ‘Hazme instrumento de tu paz, Señor’, deberían repetirlo todos los días si algún amor le tienen al pueblo de Nicaragua, si algún amor le tienen a los pobres, si algún amor y respeto le tienen a Cristo”, recomendó Ortega el sábado.

Al respecto Mata expresó que “la Iglesia no predica odio ni división”, y que la historia dirá “quién ha mentido”.

Hoy hablará Vivas

El Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, monseñor Bosco Vivas Robelo, fue uno de los que criticó al gobierno, sin embargo, no quiso referirse a las declaraciones del mandatario aduciendo estar desinformado.

Por su parte, el secretario de la Conferencia Episcopal, René Sándigo, se negó a dar declaraciones a EL NUEVO DIARIO.

“Me imaginó que se refirió al tema de la Cuenta Reto del Milenio, pero en estos momentos no podría dar declaraciones, creo que primero debo documentarme y conocer exactamente las palabras vertidas por el presidente Ortega, y no responder de manera apresurada, será mañana (lunes) que voy a manifestarme”, dijo el obispo Vivas Robelo luego de la misa dominical.

“Mucha gente dentro y fuera del país ha expresado anomalías durante las elecciones, han manifestado que hubo ahí un manejo no muy bien habido. Lo menos que puede hacer el gobierno es acceder a revisar las actas de escrutinio, y si se comprueba que hubo fallas, hay que reconocerlas y enmendarlas”, señaló días antes Vivas Robelo.

En los mismos términos se refirió el Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes. “Lamentamos que no se haya llegado a acuerdos, recordemos que somos un pueblo que tiene todas las limitaciones, y que todas las donaciones son bajo condiciones, unas traen menos y otras más ventajas, nadie da una cosa gratis”, dijo en Carazo.

La recomendación de Ortega viene a agriar más las relaciones entre el gobierno y la Iglesia, ya deterioradas por el documento en el que se acusa a los obispos de no cumplir con el celibato, de corruptos y de abusar de alcohol, que salió del correo de la Presidencia, y cuya autoría negó Rosario Murillo.

Después del altercado, los obispos solicitaron un diálogo con el Ejecutivo, que hasta ahora no se ha dado, según la Conferencia Episcopal, por desinterés del mandatario.