• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Seis excarcelados nicaragüenses y una representante de la Asociación de Madres de Abril (AMA) se reunieron este miércoles con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), Michelle Bachelet, quien se mostró preocupada al conocer los testimonios sobre la represión y el exilio a que han sido obligados muchos ciudadanos, informó el líder estudiantil Jonathan López.

Bachelet “dijo estar dispuesta a seguir de cerca el tema de Nicaragua y, como lo expresó en la presentación del informe, está trabajando en apelar para que el Gobierno respete los derechos humanos, retome las sendas del diálogo y les permita, como organismo internacional de derechos humanos, regresar al país”, afirmó el joven opositor.

Por AMA estuvo Josefa Meza, madre del manifestante asesinado Jonathan Morazán. Ella solicitó a Bachelet que les ayude a encontrar justicia para sus familiares que murieron violentamente por protestar contra el Gobierno de Nicaragua.

Michelle Bachelet.. AFP/END

En el encuentro con Bachelet también estuvieron la delegada de la ONU en Nicaragua, Liliana Díaz, y los excarcelados Amaya Coppens, Byron Estrada, Jonathan López, Victoria Obando, Edwin Carcache y Lucía Pineda Ubau.

La reunión inicialmente programada para 30 minutos, se extendió a dos horas por el interés que mostró la Alta Comisionada por la situación en Nicaragua, donde la crisis sociopolítica inició en abril de 2018, dijeron participantes.

Entre los temas abordados, destacaron las demandas de libertad, justicia y democracia; el incumplimiento del Gobierno a acuerdos firmados, la reanudación de negociaciones y la necesidad de hacer elecciones libres, justas, transparentes y observadas.