•  |
  •  |
  • END

Roma / El País 

Benedicto XVI ha roto finalmente su silencio sobre la pederastia en Irlanda. El Papa recibió a una comisión episcopal irlandesa el viernes en Roma y se sintió “visiblemente disgustado” al escuchar los detalles del Informe Ryan, la investigación encargada por el Gobierno irlandés sobre los miles de casos de abusos sexuales perpetrados durante décadas a los alumnos de colegios e instituciones católicas del país.

Según reveló el lunes el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, el Papa exhortó a la Iglesia irlandesa a “establecer la verdad de lo que había sucedido, asegurar que se haga justicia para todos, y aplicar medidas que prevengan este tipo de abusos en el futuro, pensando en la curación de las víctimas supervivientes”.

El Arzobispo recordó que “el Papa escribió su primera encíclica sobre el amor de Dios”, y señaló: “Estaba visiblemente disgustado al escuchar algunas de las cosas que se reproducen en el Informe Ryan sobre niños que sufrieron lo opuesto de la expresión del amor de Dios”.

Las palabras del Papa forman parte del comunicado final del Summer General Meeting de la Conferencia Episcopal Irlandesa, donde los obispos irlandeses dicen: “Sentimos vergüenza, estamos humillados y pedimos perdón si nuestro pueblo se ha alejado tanto de los ideales cristianos”.