• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Representantes de farmacias dijeron a El Nuevo Diario que aún están enfrentando problemas de escasez de medicamentos de consumo amplio, y que desconocen las causas.

Isabel López, de la Farmacia La Unión, afirmó que cuando han consultado a proveedores sobre la falta de fármacos, estos les han dicho que algunos no están llegando por problemas de retención en Aduana.

“Nos han dicho varios de los vendedores y visitadores (médicos) que todo lo que es alprazolam lo traían varios distribuidores y laboratorios, pero hubo una retención en Aduana y retuvieron toda la mercadería, entonces, nadie se quedó con nada”, expresó López.

Sandra Taylor, propietaria de una farmacia en el barrio Campo Bruce, dijo que negocios como el de ella han sido afectados por algunos laboratorios que “no dicen que están cerrando operaciones, pero se siente en el momento en que uno está haciendo los pedidos”.

Las distribuidoras del país podrían aplicar una nueva alza de precios a los medicamentos. Archivo/END

Taylor comentó que “la pelota está dando brincos y eso es lo que se está manejando, que por eso hay escasez, porque no dejan pasar medicamentos en Aduana, ese es otro problema”.

Uno de los productos escasos es la popular aspirina, de laboratorios Bayer, la cual ha aumentado de precio en medio de la escasez.

Paola Lazo, de la farmacia Don Bosco, expresó que una aspirina forte que valía C$3.00, ahora la venden a C$7.00.

La razón del incremento, según Lazo, es que “varios laboratorios se han ido de Nicaragua, lo que ha hecho que escaseen los medicamentos, y el precio se puede elevar porque sale más caro traer un medicamento de fuera de Nicaragua.

Otros productos

Isabel López aseguró que hay pocas reservas de medicamentos como acetaminofén en jarabe, en las farmacias del país.

Mencionó también el lorazepam de 2 mililitros, la azitromicina y el clonazepam, entre los productos que han dejado de llegar al país.

Los dueños de farmacias dicen que faltan medicinas de empresas globales como Pfizer y Bayer. Nayira Valenzuela/END

“No está entrando nada de laboratorios Pfizer, por eso tampoco hay terramicina; uno tiene que buscar medicamento genérico”, explicó López.

Dijo que por la escasez, muchos consumidores están cambiando marcas de medicamentos, “pero no es lo mismo, no pueden cambiar de uno a otro, eso desestabiliza”.

Taylor aseguró que uno de las marcas desaparecidas es Apotex, que distribuía medicamentos para la ansiedad e insomnio.

El Nuevo Diario intentó obtener la versión de grandes distribuidores de medicamentos, pero no fue posible.

Alza en septiembre

Las distribuidoras del país podrían aplicar una nueva alza de precios a los medicamentos este septiembre, de 0.48%. Esta sería parte de dos incrementos que hacen cada año. En marzo el aumento fue del 4.5%.

Sandra Taylor dijo que eso también afecta a las farmacias, porque “50 centavos que uno le aumenta a un medicamento eso afecta al consumidor, eso se siente, si la persona compraba un sobre de 10 córdobas, pues, viene y le baja a la dosis”.