• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Michael G. Kozak fue nombrado este jueves subsecretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, de forma interina. Este cargo lo ocupó Kimberly Breier hasta inicios de agosto, cuando renunció.

Kozak, un diplomático de 73 años, fue subscretario adjunto de la Oficina para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, del Departamento de Estado.

El anuncio surgió dos días después del retiro del asesor de seguridad John Bolton, quien era la personalidad más beligerante de EE. UU. en asuntos del hemisferio, particularmente con la crisis venezolana.

La vocera del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, publicó un tuit anunciando el nombramiento interino del embajador Michael G. Kozak, “un comprobado campeón de los valores americanos y los derechos humanos con un profundo conocimiento de la región; él continuará promoviendo la restauración de la democracia a la gente de Venezuela”.

Michael G. Kozak. Cortesía/END

Kozak fue subsecretario del Departamento de Estado en diferentes períodos, pero destaca que entre enero y julio de 1989, dentro de la oficina de Asuntos Interamericanos, asistió al secretario de Estado James Baker en las negociaciones e implementación de un acuerdo bipartidista para América Central, el cual fue decisivo “para traer la democracia y el fin del conflicto en Nicaragua”, dice la biografía oficial del diplomático.

En julio de 2018 manifestó, en la audiencia de una subcomisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes que “el Gobierno (de Nicaragua) emplea cuadrillas para controlar las protestas de forma violenta".

Kozak y otros funcionarios como el embajador de Washington en la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, expresaron al Congreso que la única forma de abordar la crisis en Nicaragua era con nuevas elecciones para permitir escoger nuevos líderes.

“Nadie va a poder reconciliarse con el régimen que está en el poder”, declaró Kozak. “Es muy importante que ellos (los gobernantes de Nicaragua) se quiten del camino y permitan que el país construya su futuro. El asunto es cómo se logra eso, cómo se aplica suficiente presión sobre la familia (del presidente Daniel Ortega) para que tome esa decisión y se aparten del camino”, comentó.

Kozak estuvo en Nicaragua en 2016, previo a las elecciones nacionales. En una entrevista a un medio local manifestó que una de las mayores preocupaciones de EE. UU. en materia de derechos humanos era la transparencia de los comicios.

Negociador extremo

En 1988 fue el enviado especial del presidente Ronald Reagan para negociar la salida del general Manuel Antonio Noriega y en 1989 acompañó a las fuerzas armadas para establecer un nuevo gobierno democrático, revela el Departamento de Estado.

Entre 1982 y 1983 fue parte del equipo para Medio Oriente que colaboró con la implementación de los Acuerdos de Camp David y la negociación de la retirada de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Líbano.

 Kimberly Breier . Archivo/END

Fue negociador asistente para los tratados del Canal de Panamá (1971-1977), particularmente, fue responsable de coordinar los textos del tratado con los negociadores panameños y posteriormente con los miembros del Congreso para aprobarlos e implementarlos (1977-1981).

También ha sido un negociador con Cuba, por ejemplo, en el retorno de los criminales enviados a Estados Unidos durante la crisis del Mariel, así como el primer tratado migratorio con el gobierno de Fidel Castro. Además, fue jefe de la misión en La Habana entre 1996 y 1999.