• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los que recuerdan a la doctora Miriam Argüello, expresidenta de la Asamblea Nacional, la describen como una buena persona, pero de postura firme al defender sus principios políticos, que eran conservadores.

Argüello, nacida el 22 de febrero de 1927 y fallecida el 7 de febrero de 2019, se convirtió en la primera mujer de Nicaragua en ocupar el cargo de presidenta de la Asamblea Nacional, en 1990.

Esta semana, su nombre volvió a ser mencionado en los medios de comunicación al conocerse que familiares de la difunta política conservadora libran una batalla legal en los Juzgados de Managua por la herencia que dejó.

El ingeniero Agustín Jarquín Anaya, exdiputado y excontralor, era muy cercano a la doctora Argüello, con quien compartió momentos de lucha política en diferentes épocas de la historia nacional y asegura que la expresidenta del Partido Conservador era una mujer ejemplar.

Argüello era abogada y después de que ocupó el puesto de presidenta de la Asamblea Nacional, tuvo cargos menores en comisiones como la de la mujer.

Miriam Argüello. q.e.p.d Archivo\END

Argüello fundó en 1984 el partido Alianza Popular Conservadora, al separarse del Partido Conservador Demócrata de Nicaragua.

“Ella era una mujer ejemplar, íntegra, con valores, luchadora y con un buen olfato político”, destacó Jarquín.

Dos veces en la cárcel

Por su posición política, Argüello estuvo al menos dos veces en la cárcel.

Jarquín Anaya aseguró que Argüello estuvo recluida en las celdas de El Chipote, en los años 80 del siglo pasado.

De igual forma, en 1988, Argüello y Jarquín estuvieron presos tras participar en una manifestación opositora muy concurrida en Nandaime, Granada.

“Nos detuvieron porque la manifestación que habíamos convocado y que contaba con el permiso de la Policía fue concurrida y alrededor de 300 policías nos atacaron”, recordó Jarquín.

Posteriormente, su activismo la llevaría a ser parte de la Coordinadora Democrática “Ramírez Sacasa Guerrero”, una organización de oposición al Gobierno sandinista a finales de los años 80, en el preludio de los acuerdos de Esquipulas.

El exdiputado recordó que cuando Argüello asumió la presidencia de la Asamblea Nacional, en 1990, para ella se trataba de un trabajo de alta tensión, ya que el país estaba sumido en una profunda polarización, tras terminar una guerra civil.

María De Lourdes Gutiérrez, sobrina de Miriam Argüello Morales. Archivo\END

“Ella fue una balanza para mantener la institucionalidad. Un ejemplo de lucha constante contra la corrupción”, señaló Jarquín.

En 1996 corrió como candidata a la Presidencia de la República por el partido Alianza Popular Conservadora, pero nunca estuvo entre las favoritas.

En 2007 tomó una decisión polémica en aquel momento: aliarse con el Frente Sandinista de Liberación Nacional en la llamada “Convergencia Nacional”, pero rompió el acuerdo en 2011.

Faceta de empresaria

Argüello, conocida principalmente por su faceta política, también era una empresaria.

Manejó negocios en Nicaragua y Costa Rica. El más conocido era una floristería que tenía en Managua.

“Era muy trabajadora, hasta la última hora de su vida estuvo al frente de sus empresas”, resaltó Jarquín.

Argüello era abogada y después de que ocupó el puesto de presidenta de la Asamblea Nacional, tuvo cargos menores en comisiones como la de la mujer. Archivo\END

Dijo que entre los negocios de Argüello estaba uno en el Aeropuerto Internacional de Managua y otro en Costa Rica.

Señaló que con estos negocios es que pudo ayudar a varias sobrinas a las que crió desde jovencitas y ayudó a otra gente necesitada.

Algunos de esos familiares son los que ahora se disputan los bienes que heredó la reconocida política y empresaria.

María De Lourdes Gutiérrez Argüello, sobrina y ahijada de Miriam Argüello, acusa a sus parientes, Nena Margarita Colomer y a su hija, Nena Guiselle Morales, junto al notario Francisco Pérez Urbina y su hijo Francisco Pérez Estrada.

En el escrito acusatorio se asegura que el 29 de abril del 2018 Miriam Argüello Morales efectuó un testamento abierto designando como herederos de todos sus bienes a tres de sus sobrinos.

En el referido testamento aparecen como herederos María De Lourdes Gutiérrez, Nena Guisella Morales y Felipe Orimuno Morales.

En el testamento de Miriam Argüello los tres sobrinos aparecen como coherederos de una quinta ubicada en el kilómetro 9.8 de la carretera a Masaya y María De Lourdes Gutiérrez como única heredera de un módulo en el Centro Comercial Managua.

Sin embargo, según la acusación, Nena Margarita Colomer y a su hija, Nena Guiselle Morales, mediante supuestos engaños, hicieron firmar a María De Lourdes Gutiérrez un poder generalísimo que tiene fecha del 30 de agosto del 2018, con el cual se le despoja de la herencia que le corresponde a ella y su hijo, Felipe Orimuno Morales.

Con ese poder generalísimo y con la ayuda del notario Francisco Pérez Urbina y su hijo, Francisco Pérez Estrada, las dos mujeres acusadas hicieron 22 actos notariales, incluidos seis escrituras de compra y venta de vehículos y 12 poderes especiales que fueron utilizados para el traspaso de bienes de manera irregular, según el escrito acusatorio.

En las escrituras de compra y venta aparece Nena Morales Colomer vendiéndole a su hija, Nena Guiselle Morales, los bienes heredados a los tres sobrinos de la expresidenta de la Asamblea Nacional.

Las 22 escrituras públicas fueron hechas del 30 de agosto al 20 de diciembre de 2018 y las elaboró el notario Francisco Pérez Urbina, según la parte acusadora.

En el referido poder generalísimo también se hace aparecer a la fallecida presidenta del Parlamento Nacional como persona que no sabía leer, ya que es otra persona quien firma los documentos en sustitución de ella, señaló el abogado acusador.

María De Lourdes Gutiérrez señala a los cuatro acusados de manera indistinta de los delitos de falsificación material (decir mentira en un documento público), falsedad ideológica, uso de falso documento, fraude por simulación y ejercicio ilegal de profesión, este último delito es atribuido a Francisco Pérez Urbina y su hijo Francisco Pérez Estrada.

Argüello, conocida principalmente por su faceta política, también era una empresaria.  Archivo \END

Por su parte, la jueza Segundo Local Penal de Managua, María José Morales, no dio lugar al poder especial para acusar que presentó el abogado Sergio Amador Pérez Alonso, en representación de María De Lourdes Gutiérrez.

"Se rechaza el poder para acusar por errores de formalismo", expresó la jueza María José Morales, sin embargo en la misma resolución la judicial deja a salvo el derecho de la parte acusadora para reingresar o presentar nuevamente la acusación.

El abogado acusador, Sergio Amador Pérez Alonso, anunció que la acusación será presentada nuevamente a más tardar la próxima semana.