• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El gobierno de Nicaragua rechazó el ingreso a los miembros de la Comisión de alto nivel de la OEA, quienes tenían previsto llegar el lunes a Managua para tratar de aportar soluciones a la crisis.

Ninguna autoridad del gobierno o de la OEA confirmaron la información, aunque distintas fuentes vinculadas al tema explicaron que los miembros de la Comisión de alto nivel no llegarán este lunes a Managua, como estaba previsto

El comunicado que se conoció en redes sociales es de la Dirección de Migración y Extranjería, pero no fue confirmado por ninguna fuente oficial.

“La Dirección General de Migración y Extranjera, de conformidad al artículo 6 de la Constitución Política de la República de Nicaragua y articulo 93 de la Ley 761, Ley General de Migración y Extranjería, hace del conocimiento que, a partir de la fecha, no está autorizado el ingreso a Nicaragua ni podrán ser abordados en sus aerolíneas con destino a Nicaragua”, los miembros de la Comisión de alto nivel de la OEA.

La decisión se conoció en una carta que circuló desde la mañana del sábado, en la cual también se dice a los gerentes de las aerolíneas con conexión en Nicaragua que no se permitirá la entrada a los diplomáticos, incluido Gonzalo Koncke, Jefe de Gabinete del secretario general, Luis Almagro, y Pablo Sandino Martínez, encargado de prensa de la OEA.

Los miembros de la Misión de alto nivel de la OEA habían programado su llegada a Managua para el lunes 16 de septiembre, con la intención de cumplir el mandato de la Asamblea General de buscar una solución a la crisis nicaragüense que comenzó en abril del año pasado.

Carlos Trujillo se encuentra en la lista de las 7 personas a las que el gobierno de Nicaragua le prohibió la entrada. Archivo/END

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia declaró este sábado que el gobierno de Nicaragua violó la Carta Democrática de la OEA al impedir el ingreso a los miembros de una comisión de alto nivel.

“Las consecuencias de este rechazo no solo reafirman la violación a la Carta Democrática -de la que Nicaragua es miembro parte- y rechazo a la declaración de la Asamblea General de la OEA -Medellín, jun/2019-, también implican que el régimen continúa cerrando sus opciones de mediación para una resolución al conflicto que no sea la continuidad del estado policial”, dijo la Alianza Cívica en un comunicado.

Para la Alianza Cívica, la decisión del gobierno confirma la existencia de un “estado policial”.

En un comunicado añaden que seguirán buscando una solución pacífica a la crisis y confirmaron su respaldo a la comunidad internacional, que trata de ayudar a resolver la situación nicaragüense.

“Si bien era de esperar que el gobierno rechazara toda forma de diálogo, nuestra convicción democrática se ve reafirmada por el esfuerzo de la comunidad internacional. Hacemos saber al mundo y la ciudadanía nicaragüense que continuaremos en la lucha por reformas políticas que hagan de nuestra patria una sociedad libre, participativa, pluralista e incluyente”, concluyó la Alianza Cívica.

Las consecuencias

Un exdiplomático y un miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia dijeron que la decisión del gobierno nicaragüense tendrá consecuencias, aunque todavía no se sabe de qué tipo.

Mauricio Díaz considera que esta decisión del gobierno sugiere que desean romper relaciones con la OEA. Archivo/END

“Esto tendrá consecuencias y no necesariamente favorables. Ya veremos, estamos en un momento complejo. Por un lado, (Daniel) Ortega quiere apoyo de la OEA para sus reformas electorales y evitar sanciones, por otro lado está enfrentándose a la Comisión de Alto Nivel”, indicó Mario Arana, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

La comisión de la OEA se creó en junio y en agosto se eligió a sus cinco miembros.

El gobierno de Nicaragua ha rechazado a esa comisión y este sábado confirmó que no permitirá su ingreso al territorio de este país.

El exdiplomático, Mauricio Díaz, cree que la decisión del gobierno de Nicaragua solo pone más presión a la crisis.

“A finales de este mes se espera una misión del FMI. Las señales están encendidas desde hace rato, en el sentido de que vamos a entrar a una etapa de presión para la economía. Si no nos preparamos para buscar una salida, vamos a tener una Nicaragua que se va a cubanizar (suspendida de la OEA). Siguiendo este tipo de modelo, ¿vamos los nicaragüenses a permitir que esto suceda? Es cierto que no hay grandes movilizaciones, ni protestas masivas, pero esto es una especie de olla de presión”, consideró Díaz.

Mario Arana, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. Archivo/END

Para Arana, el gobierno de Nicaragua se expone más a una eventual suspensión de la OEA y a más recortes del financiamiento externo.

“En el extremo, (el gobierno) se está exponiendo a la suspensión de Nicaragua de la OEA y a sanciones que le terminarán de cortar los pocos flujos de recursos externos que le quedan”, dijo Arana.

“En el fondo creo que es un juego de espejismo, donde (el gobierno) está tratando de mostrar una posición de fuerza que no tiene. Nos estamos acercando a definiciones determinantes, parece. De él (Ortega) se puede esperar cualquier cosa. Le gusta sorprender y parecer errático. Pero también suele ser pragmático. Es un juego político que no cambia, lo que quiere es librarse de las sanciones, reformas unilaterales con la OEA. No quiere decir que eso le va a salir así”, indicó Arana.

El exdiplomático Díaz declaró que una eventual visita de la Comisión de Alto nivel de la OEA representa una oportunidad de “descompresionar” la crisis y abría las puertas a retomar el diálogo nacional, impulsar reformas electoral y aplicar memorándum de entendimiento “que estaba pendiente”.

Fuentes relacionadas con el tema dijeron que los miembros de la Comisión de la OEA continuarán buscando una solución a la crisis nicaragüense.

Los miembros de la Comisión de alto nivel de la OEA para Nicaragua son Leopoldo Francisco Sahores (Argentina); Elisa Ruíz Díaz Bareiro (Paraguay); Sébastien Sigouin, (Canadá); Audrey Marks (Jamaica) y Carlos Trujillo (Estados Unidos).