• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Madres y familiares de manifestantes presos dijeron que esperan que la comunidad internacional no sea indiferente al sufrimiento que viven y pidieron que aboguen ante el gobierno para excarcelar a unos 120 ciudadanos.

“Exijo que la comunidad internacional vea este sufrimiento que estamos teniendo nosotros como familiares. Pedimos el apoyo de todos, de la comunidad internacional y del pueblo nicaragüense, porque el gobierno no tiene voluntad de liberarlos”, expresó Leslie Rayo, madre del joven Francisco Jiménez Rayo, encarcelado desde hace meses en el Centro Penitenciario Jorge Navarro, conocido como La Modelo.

Rayo era una de las 17 personas que este sábado se presentó a La Modelo con la esperanza de que su hijo quedara en libertad.

Ella soñaba con volver a su casa acompañada de Francisco Jiménez, pero todo se redujo a una “visita especial” y debió abandonar el centro penitenciario con la angustia y desesperación que le provoca ver a su muchacho tras las rejas.

Diana Lacayo, representante de la Asociación de Familiares de Presos Políticos, explicó que el viernes por la noche autoridades penitenciarias llamaron a varios familiares de los prisioneros indicándoles que se presentaran este sábado para una visita especial.

No obstante, dijo que albergaron la esperanza de que hubiera excarcelaciones, porque sus mismos familiares presos les dijeron que los oficiales custodios les habían sacado de las celdas indicándole que ordenaran sus cosas porque serían liberados, algo que no ocurrió.

“Nos hicieron una burla. Los carceleros se burlaron, por qué juegan con nosotros, con nuestros sentimientos, con nuestros hijos”, se preguntó Lacayo, angustiada y llorando.

Esta mujer es madre del joven prisionero Scannierth Merlo.

“Les dijeron que los iban a dejar libres y no fue así”, dijo, por su parte, Ileana Navarrete, mamá del joven José Rafael Sánchez, originario de Masatepe.

“Se burlaron de nosotros, no dijeron que la visita especial se debía al 14 de septiembre, por las fiestas patrias”, añadió.

Según algunos familiares, los funcionarios del sistema penitenciario les dijeron a los reos que serían liberados. Archivo/END

Regalaron sus cosas

Verónica Ordóñez, esposa del prisionero Pedro Gutiérrez, salió desconsolada de La Modelo. Más que una visita especial, ella esperaba volver a casa con su esposo.

A Pedro “lo sacaron hasta un segundo portón, por donde sabemos que liberan a los prisioneros, le dijeron que iba de salida, pero después lo regresaron a las celdas. Fue una ilusión, exigimos justicia, es demasiada burla”, expresó Ordóñez.

Ileana Navarrete, madre de José Rafael Sánchez, al salir de la modelo.  Orlando Valenzuela/END

Dijo que su esposo había regalado cosas que tenía en la celda, tal como lo hicieron otros encarcelados confiando que este sábado quedarían en libertad.

Leslie Rayo sostuvo que como a los prisioneros les habían dicho que iban a salir libres, entonces entregaron todo, para quedarse después sin nada.

“Entregaron las colchonetas, las comidas, ahora se quedaron sin nada”, lamentó Rayo.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, así como distintas organizaciones de manifestantes presos, sostienen que el gobierno aún mantiene en las cárceles a 120 ciudadanos detenidos en el marco de las protestas antigubernamentales.

El gobierno, por su parte, no reconoce que sea así y esas personas han sido acusadas por delitos comunes y no políticos.