• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Cardenal Leopoldo José Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) lamentó este domingo que el Gobierno de Nicaragua niegue el ingreso a la Comisión de Alto Nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) que tenía previsto arribar a la capital este lunes.

“Es una lástima, el diálogo es importante. El Santo Padre (el papa Francisco) ha reiterado que el diálogo es clave, en algún momento se ha reconocido a la OEA como esa institución que promueve siempre el diálogo. El delegado del Santo Padre ante la ONU, insistía en eso, en que ojalá se pudiera nuevamente establecer el diálogo, para consolidar al país”, manifestó el cardenal Brenes ante medios de comunicación.

El prelado se refirió al tema luego de celebrar una este domingo en la Catedral de Managua.

Brenes además dijo que la iglesia debe ser mensajera de esperanza frente a las dificultades que puedan estarse presentando en el país.

“Un pueblo que se siente desesperado, nosotros como iglesia tenemos que ser mensajeros de paz, mensajeros de la esperanza como el Santo Padre lo ha dicho. Pido que oremos por el Santa Padre, él ha hecho visitas a diversos países, que a veces están en tensiones y él ha ido como el mensajero de la paz, como mensajero de la esperanza y decía: ´seamos mensajeros de esperanza´”, expresó Brenes.

El Cardenal Brenes concluyó la misa en la Catedral de Managua, cantando el Himno Nacional con los feligreses, puesto que finalizaba una semana de oración especial con motivo de las fiestas patrias.

“Cómo amar a la patria, decían los obispos en su reciente mensaje publicado hoy, el cual invito a todos a leerlo con mucha calma. Estamos invitando a que podamos promover la confianza entre nosotros. Si los nicaragüenses perdemos la confianza, no somos sinceros y no hacemos nuevas actitudes, prácticamente es difícil que podamos construir una patria en prosperidad y en desarrollo”, señaló el jerarca católico.

Este sábado el Gobierno de Nicaragua negó el ingreso a Managua de los miembros de la Comisión de Alto Nivel de la OEA, que llegarían con el objetivo de contribuir a una solución pacífica a la crisis sociopolítica que sigue afectando al país.