• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Comisión para Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó este domingo “su malestar” ante la decisión del Gobierno nicaragüense de prohibir el ingreso de sus miembros y del mismo Gonzalo Koncke, jefe del gabinete de la Secretaría General a cargo de Luis Almagro.

“El Gobierno nicaragüense había sido informado de la realización del viaje, dada la intención de la comisión de interactuar de manera constructiva con sus autoridades, así como con actores relevantes de la sociedad civil, con el fin de establecer un proceso de diálogo y alcanzar una solución a la situación que atraviesa el país”, indica el comunicado.

La comisión diplomática de alto nivel fue organizada el pasado 30 de agosto y debe presentar un informe al Consejo Permanente de la OEA en un plazo de 75 días.

También subrayó su decisión de seguir adelante con las tareas que le fueron encomendadas por la Asamblea General de la OEA e hizo un llamado al Gobierno a revisar su posición y permitirle el ingreso a la comisión para llevar a cabo su mandato.

El embajador de EE. UU. ante la OEA y miembro de dicha comisión, Carlos Trujillo, manifestó en un mensaje a través de su cuenta en Twitter que “bloquear la entrada de una comisión de la OEA muestra una vez más que (el presidente Daniel) Ortega no está interesado en tomar medidas constructivas para poner fin a la represión del pueblo nicaragüense y reformar el sistema político. El apoyo desde los EE. UU. y la región a los nicaragüenses seguirá firme”.

En otro comunicado, Argentina condenó la decisión del Gobierno nicaragüense, la que calificó como una decisión “instrumentada” a través de la Dirección General de Migración que emitió un comunicado que se filtró en los medios de comunicación, donde identifica horario y vuelos de los diplomáticos para prohibir su ingreso al país. Para el Gobierno sudamericano, esto “constituye un hecho de inusitada gravedad por tratarse de información reservada”.

El comunicado del Gobierno argentino reafirmó que la comisión tenía previsto viajar a Nicaragua los días 16 y 17 de septiembre para “reunirse con autoridades y representantes de la sociedad civil, con el fin de facilitar un proceso de diálogo que lleve a la solución de la crisis que vive el país”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó este domingo la decisión del Gobierno de Nicaragua de negar la entrada a la comisión de alto nivel.

Almagro remarcó que Nicaragua necesita justicia, democracia y paz.

“Condenamos decisión de prohibir ingreso al país a Comisión de OEA para Nicaragua y funcionarios SG OEA. Reiteramos necesidad de democracia, paz y justicia en Nicaragua”, escribió Almagro en su cuenta de Twitter.

Daniel Ortega. Archivo/END

Consecuencias

Manuel Orozco, politólogo e investigador de la organización Diálogo Interamericano, con sede en Washington, dijo a El Nuevo Diario que la decisión del Gobierno de no permitir la entrada de la comisión de la OEA tendrá varias repercusiones.

“Primero, y más importante, es que el Gobierno de Nicaragua sigue cerrando cualquier espacio de solución del conflicto (político) por la vía no violenta. Segundo, aunque se pone de relieve la naturaleza antidemocrática del régimen, la voluntad política de la oposición de trabajar con la OEA se reafirma en la medida de que este rechazo no detiene el contacto entre la oposición y la OEA en plena transparencia”, explicó Orozco.

Para Orozco, la negativa del Gobierno invalida “el argumento del llamado intento fallido de golpe de Estado” porque deja entrever “su temor de ser expuesto como el Estado policial que es”.

Según el politólogo, “para la OEA el rechazo significa que la mediación diplomática de los Estados miembros está dejando la suspensión de Nicaragua de la OEA”.

Manifestó que “esta situación implicará, no solo que Nicaragua no podrá participar en el foro (de la OEA), sino que la comunidad internacional y los organismos financieros internacionales no verán positivamente cualquier apoyo económico al régimen”.

Confrontación

José Pallais, del Consejo Directivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y ex vicecanciller de la República, sostuvo que la Comisión de alto nivel de la OEA continuará con sus gestiones que podrían incluir acciones unilaterales.

“Siempre en la OEA hay opciones abiertas y las acciones continuarán, van a abrirse opciones unilaterales de algunos países, que habían puesto su esperanza o confianza de que la crisis de Nicaragua podría superarse de una forma negociada”, expresó Pallais.

El Gobierno, dijo Pallais, entró a una etapa de confrontación total con la comunidad internacional, “ha roto con la OEA, pretende desligarse de sus obligaciones con la Carta Democrática Interamericana y esto provocará aislamientos y mayores expresiones de condena para el régimen, que probablemente van a afectar a todo el país”, subrayo.

Pallais, quien es miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Alianza, comentó que “la decisión del Gobierno podría dar lugar a que se contemple la exclusión de Nicaragua de la OEA, por cuanto está actuando como un país renegado”.

Carlos Trujillo. Archivo/END

El Gobierno está empujando todas las contradicciones, observó Pallais, añadiendo que el presidente Ortega continúa así, acarreando una situación de alta polarización, de alto riesgo para Nicaragua y lo “hace conscientemente, cree que el pueblo aguantará una nueva Cuba en Centroamérica”.

Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (AmCham) y coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Alianza Cívica, dijo que la Comisión de la OEA llamó al Gobierno de Nicaragua a “revisar su posición”, por lo que cree probable que los Estados miembros den un tiempo, esperando una respuesta al planteamiento que han hecho.

“La comisión de alto nivel se ha pronunciado sobre la postura del Gobierno de Nicaragua y ha planteado que el Gobierno reconsidere esa posición, que les permita visitar Nicaragua. Han hecho ese planteamiento, asumo, entonces, que le darán un tiempo a esto, a esa solicitud que han hecho”, expresó Arana.

Comentó que la comisión, mientras tanto, continuará con sus tareas que incluyen reuniones con la Alianza Cívica, con organizaciones de exiliados y otros actores.

“Van a verse con nosotros, sino aquí, nos vamos a ver en otro lugar seguramente, se van a ver con exiliados. El problema es que no se van a ver con la parte del Gobierno. Ellos tienen que rendir un informe a la Asamblea sobre el avance en el objetivo y el mandado que tienen, que es coadyuvar a una salida de la crisis”.

Indicó que originalmente, la Alianza Cívica tenía planificado reunirse en Managua con la comisión este martes en la mañana.

Más reacciones

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también lamentó la decisión del Gobierno nicaragüense a través de un mensaje en Twitter.

“CIDH lamenta la decisión del Estado de Nicaragua, que prohibió el ingreso a la Comisión de la OEA para iniciar gestiones diplomáticas de alto nivel tendientes a procurar una solución pacífica y efectiva a la crisis política y de derechos humanos que atraviesa el país”, indica el tuit.

Plenario de la OEA. Archivo/END

La Alianza Cívica emitió una nota de prensa, señalando que el “rechazo del Gobierno de no permitir la entrada a la misión de los Estados miembros de la OEA es consistente con la política de Estado policial que ha seguido el régimen, que incluye el rechazo de toda forma de construcción de puentes con la comunidad internacional y la oposición nicaragüense, porque significa conceder su naturaleza antidemocrática”.

Para la ACJD, las consecuencias de este “rechazo” implican que Ortega continúa cerrando sus opciones de mediación para una resolución al conflicto que no sea la continuidad del Estado policial”.

En tanto, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) considera que “además de improcedente e irracional, es otra muestra de su falta de voluntad (Gobierno) a escuchar las justas demandas del pueblo nicaragüense y más aún, el no aceptar el apoyo de la comunidad internacional para encontrar una forma negociada de salir de la crisis en que se ha sumido el pueblo de Nicaragua y que pretende mantener”.

La agrupación considera que Ortega muestra su decisión “de mantener una política de terrorismo de Estado y de permanente violación a nuestros derechos humanos y a los principios y compromisos de la Carta Democrática”.

Brenes pide al Gobierno que reflexione y deje entrar a la OEA

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) lamentó este domingo que el Gobierno de Nicaragua negara la entrada a los miembros de la Comisión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) y dijo que las autoridades deben reflexionar para permitir el ingreso al país de los diplomáticos.

Brenes declaró que no solo la OEA, sino también otras organizaciones internacionales deberían venir a aportar a la consolidación de la paz, y entre ellas mencionó a la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Ante la pregunta sobre cuál sería su mensaje al Gobierno sobre la negativa de recibir a la delegación de la OEA, el jerarca de la Iglesia respondió que “es bueno promover el diálogo… ojalá que pueda reflexionar y un día puedan venir, no solo la OEA, sino que la ONU y todos aquellos interesados en aportar su granito de trigo para consolidar la paz en Nicaragua”.

Brenes sostuvo que la Iglesia en Nicaragua, los obispos junto con el papa Francisco han reiterado que el diálogo es el único camino para construir la paz.

“Es una lástima”, dijo el cardenal sobre la decisión oficial. “El diálogo es importante. El Santo Padre ha reiterado que el diálogo es clave, en algún momento se ha reconocido a la OEA como esa institución que promueve siempre el diálogo”.

“El delegado del Santo Padre ante la ONU insistía en eso, en que ojalá se pudiera nuevamente establecer el diálogo, para consolidar al país”, añadió.

El presidente de la CEN concluyó la misa en la catedral cantando el Himno Nacional con los feligreses, puesto que finalizaba una semana de oración especial por la patria.

El prelado se refirió al tema de la OEA, luego de celebrar la misa de este domingo en la Catedral de Managua.

La confianza es clave

“Cómo amar a la patria, decían los obispos en su reciente mensaje publicado hoy (domingo), en el cual invitó a todos a leerlo con mucha calma. Estamos invitando a que podamos promover la confianza entre nosotros. Si los nicaragüenses perdemos la confianza, no somos sinceros y no hacemos nuevas actitudes, prácticamente es difícil que podamos construir una patria en prosperidad y en desarrollo”, señaló el jerarca católico.

La CEN pidió “soñar con un país reconciliado”, admitió que existe una “crisis de confianza” que afecta todas las relaciones y exhortó a “amar como respuesta al sistema de odio y muerte instalado en Nicaragua”.

“Soñemos con que Nicaragua sea, en verdad, una mesa para todos, también para los que emigran buscando en esta casa nuevos horizontes para su vida; soñemos en un país sin discriminaciones de ninguna especie; soñemos con un país de mano tendida y rostro descubierto; soñemos con un país justo, fraterno y solidario”, dijeron los obispos.

En su mensaje, sin embargo, admiten que en Nicaragua hay una crisis de confianza en todas las instituciones.

“Una de las razones que están en la raíz de este malestar se debe a una crisis de confianza que se ha transformado en nuestra Nicaragua, en un virus omnipresente que contagia todas las relaciones de nuestra vida, ¡y esto sí que es reprochable! Se desconfía de la autoridad, se desconfía de las instituciones, se desconfía de las buenas intenciones y hasta de la viabilidad de los proyectos propios”, reconocen los obispos.

Es a raíz de esa crisis de desconfianza que la Conferencia Episcopal admite que hay tensión entre las familias, creando barreras.

Para los religiosos es necesario un diálogo, aunque dicen que “se ve interrumpido, coartado, ensombrecido”.

“Y hasta desconfiamos de su factibilidad y eficacia para lograr los acuerdos necesarios [...] ¡Es imposible crecer en desconfianza! ¡Es imposible educar en desconfianza! ¡Es imposible amar con desconfianza! La desconfianza corta la trama del tejido humano y hace que se desplome la viga que sujeta el templo, la nación y el hogar”, lamenta la Iglesia católica.

En su comunicado de 17 páginas, los obispos resumen su posición en cuatro puntos: Es posible crear una nueva cultura cargada de esperanza; se debe recurrir a la capacidad de amar bajo un sistema de odio; es clave mantener la fe en Dios; y hay tener la capacidad de perdonar a quienes han hecho daño.