• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Índice de Libertad Económica del año 2019 ubicó a Nicaragua en el puesto número 107 de 180 países evaluados a nivel mundial, lo que representa para este país una caída de siete posiciones en comparación al reporte del año anterior.

El estudio, elaborado por The Heritage Foundation, mide componentes como respeto por la propiedad privada, funcionamiento de las entidades estatales, impuestos y apertura de mercado por mencionar algunos, y catalogó a Nicaragua en el grupo “moderadamente libre”.

“En Nicaragua el puntaje de libertad económica es 57.7, lo que hace que su economía sea la 107 más libre” en el índice 2019.

El puntaje general del país ha disminuido con las evaluaciones más bajas para libertad comercial e integridad del Gobierno, por lo que Nicaragua ocupa el puesto 21 entre 32 naciones de las Américas y su puntaje general “está por debajo de los promedios regionales y mundiales”, destaca el reporte.

En el 2018, Nicaragua apareció en la posición número 100 en el Índice de Libertad Económica.

¿Qué factores incidieron en la caída del país? Según el documento, la crisis sociopolítica iniciada en abril del año pasado, marcada por la violenta reacción gubernamental contra manifestantes, fue el principal motivo y eso ha incidido en la confianza de inversionistas y el clima de negocios.

Las tomas de tierras han socavado la confianza de potenciales inversionistas extranjeros, según un informe de Heritage Foundation.Archivo/END

“La confianza de los inversores se vio gravemente sacudida por la violencia desplegada” por el Gobierno en 2018 contra manifestantes pacíficos, señala el documento.

“La apropiación de tierras de granjas por parte de grupos progubernamentales, aunque de alcance limitado, parece haber tenido como objetivo socavar a los opositores políticos”, precisa el informe.

Reportes de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), las invasiones de propiedad privada por simpatizantes gubernamentales iniciaron en junio de 2018, cuando se tomaron 22 propiedades un mes después invadieron otras 27 propiedades y en agosto hubo otros 16 casos denunciados.

Las invasiones sumaron 9,800 manzanas, de las cuales 66.5% son de uso agrícola, 24% pecuario y el 6.5% del tipo forestal; y aunque poco a poco las han ido devolviendo, hasta mayo de 2019 todavía seguían invadidas 29 propiedades en siete departamentos del país, equivalentes a un área de 4,673 manzanas, según Upanic.

Valoraciones

El imperio de la ley o estado de derecho es otro de los aspectos analizados por la investigación. Al respecto, precisa que en el país el entorno empresarial se ha deteriorado considerablemente en el último año y medio.

“Los derechos de propiedad privada no están protegidos de manera efectiva, especialmente para inversores extranjeros. Los contratos no son siempre seguros. El sistema judicial sufre de corrupción y largas demoras y el Gobierno controla políticamente a la Corte Suprema de Justicia”, afirma.

La investigación añade que “en el sector público, la corrupción y el soborno de los funcionarios son importantes desafíos. Asimismo, el estudio dice el gobierno autoritario es la mayor amenaza para el estado de derecho imparcial.

Sobre este particular, los datos del Banco Central de Nicaragua indican que en el primer trimestre de este año, la Inversión Extranjera Directa (IED) sufrió una caída de 69.3% en comparación al mismo período del año pasado.

Según el BCN, el país recibió US$128.8 millones en IED, en los primeros 3 meses de 2019, mientras que en 2018 la cifra fue de US$419.2 millones.Archivo/END

Según el BCN, el país recibió US$128.8 millones en IED, en los primeros 3 meses de 2019, mientras que en 2018 la cifra fue de US$419.2 millones.

“Los ingresos del Gobierno han caído en paralelo con la continua disminución de la asistencia de Venezuela. Las debilidades institucionales y un sistema judicial ineficiente no protegen los derechos de propiedad ni combaten la corrupción”, agrega el reporte de Heritage.

También hace un análisis del comportamiento del gasto gubernamental y pago de impuestos, indicando que las cargas tributarias sobre los ingresos, tanto para una persona natural como para las empresas, representan el 30%.

“Otros impuestos incluyen el valor agregado y los impuestos a las ganancias de capital… Algunos impuestos están referidos al valor agregado y la ganancia de capital. La carga impositiva general es de 22.6% sobre los ingresos”, expresa el texto.

Sobre el gasto gubernamental, el documento afirma que en los últimos 3 años el gasto gubernamental ha ascendido al 26.4% de la producción (PIB) del país, y los déficits presupuestarios han promediado el 1.6% del PIB. La deuda pública es equivalente al 33.6% del PIB.

Poco facilitador

El índice menciona que los esfuerzos para transformar la estructura productiva del país han sido lentos, debido a la regulación del Gobierno y eso es palpable en la interferencia significativa en la economía mediante el accionar de empresas estatales.

“La apropiación de tierras de granjas por parte de grupos progubernamentales, aunque de alcance limitado, parece haber tenido como objetivo socavar a los opositores políticos”, precisa el informe.Archivo/END

“La falta de oportunidades de empleo ha causado subempleo crónico, el Gobierno controla los precios del gas butano y la electricidad para hogares, así como productos farmacéuticos y en gran medida subsidia el combustible y agua”, dice el estudio.

Finalmente, al abordar la flexibilidad comercial del país, el reporte explica que el valor combinado de exportaciones e importaciones es igual a 96.7% del producto interno bruto, siendo el arancel promedio aplicado una tasa de 2%.

Al 30 de junio de 2018, según la Organización Mundial de Comercio, en Nicaragua existían 54 medidas no arancelarias en vigor, afirma.

No obstante, agrega que el bajo nivel de intermediación financiera socava el crecimiento del sector privado.

“Cerca de 33% de los nicaragüenses adultos tienen una cuenta con una institución bancaria formal”, precisa el documento.