• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El manifestante excarcelado Rogelio José Gámez Martínez, de 53 años, denunció esta mañana, a través de los Defensores del Pueblo, el constante asedio al que está siendo sometido él y su familia por parte de policías y simpatizantes del partido de gobierno, desde su liberación el pasado 11 de junio.

Rogelio José Gámez Martínez, de 53 años, denunció ante Defensores del Pueblo el asedio del que asegura es víctima. Eva Inestroza/END

Como parte de esa campaña, la madrugada de ayer, su casa, ubicada en el barrio Guadalupe, amaneció con pintas de amenazas, como: “estás vigilado” y “plomo”. Ante esta situación, Gámez Martínez decidió denunciar el asedio, porque teme por la vida de su familia y obviamente por la de él.

¿Amnistía?

"Los Defensores del Pueblo queremos hacer nuevamente una denuncia pública sobre el asedio permanente de las autoridades policiales, usualmente de tropas antimotines con relación a las personas exprivadas de libertad", denunció el abogado Julio Montenegro, quien agregó que estas situaciones se dan aun existiendo un supuesto perdón y olvido.

"Al fin y al cabo con la Ley de Amnistía se suponía que estas personas no iban a ser objeto de asedio, de persecución o de algún otro tipo de afectación", indicó Montenegro.

Una de las pintas en la casa del denunciante. Cortesía/END

Incluso, según Montenegro, las pintas las realizaron personas afines al gobierno, quienes mientras realizaban las pintas eran protegidas por patrullas de la Policía Nacional.

"Este estado de demencia en que han caído estas personas es increíble, y no miden las consecuencias de sus actos. No me gustaría que personas como estas le vayan a hacer daño a mi familia", dijo el señor Gámez.

"Basta, se supone que salimos bajo una Ley de Amnistía y no tienen por qué estarnos asediando y amenazando", añadió.

El excarcelado estuvo detenido por 10 meses en las celdas de máxima seguridad del Sistema Penitenciario, por haber participado en protestas las antigubernamentales, fue condenado a 52 años de prisión por delitos de terrorismo y asesinado, pero el 11 de junio fue liberado bajo la Ley de Amnistía.