elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • Agencias

Negociadores adjuntos de la Unión Europea, UE y de los países centroamericanos intentarán avanzar esta semana en Bruselas contenidos técnicos del acuerdo de asociación que tramitan actualmente y que esperan concluir el mes próximo. Fuentes diplomáticas de Honduras, actual portavoz de los países centroamericanos en el proceso, indicaron hoy que negociadores adjuntos y funcionarios se reunirán para tratar de adelantar trabajo de cara a la que esperan que sea la última ronda, prevista para la semana del 6 de julio en Bruselas. Para entonces, tanto los centroamericanos como los europeos esperan haber cerrado los puntos de discusión de la negociación.

Los dos bloques decidieron el pasado abril poner en marcha un nuevo y ambicioso calendario de trabajo que incluye reuniones a nivel técnico, como las que se celebrarán desde mañana y hasta el próximo jueves en Bruselas, con idea de avanzar entre las rondas negociadoras. Aún falta, entre otras cuestiones, que el bloque europeo y el istmo lleguen a un consenso sobre el gravamen que se aplicará a productos "sensibles" como el banano y el azúcar, un asunto que las partes siempre han reconocido que se resolverá en la recta final de las negociaciones. Las mismas fuentes señalaron que no informarán de posibles progresos en las conversaciones hasta el jueves, cuando los representantes de ambas partes concluyan sus reuniones técnicas.

El último encuentro de los jefes negociadores tuvo lugar en Tegucigalpa a principios de abril, aunque esa ronda fue suspendida tras el anuncio de Nicaragua de abandonar la mesa de discusiones, a la que posteriormente regresó. Ese retiro temporal se debió a la falta de respaldo centroamericano a su propuesta de crear un "fondo común de desarrollo", que contaría con 60.000 millones de euros de los que la UE aportaría el 90 por ciento y la región el 10 por ciento restante, unos porcentajes que no contentaron a ninguna de las partes.

En cambio, en abril los países acordaron volver "unidos" a las negociaciones y dieron por "superada" la crisis desencadenada por la fugaz salida de Nicaragua. De concluir las negociaciones en julio, Centroamérica se convertiría en la primera región con la que la UE cierra, "de bloque a bloque", un acuerdo de asociación, amplio pacto que se compone de tres pilares basados en el diálogo político, la cooperación y el libre comercio. Ambas partes esperan poder firmar dicho acuerdo en 2010, bajo la Presidencia española de turno de la UE.