• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El incremento de la humedad por las lluvias en todo el país y la incidencia de fenómenos naturales aumentó en los últimos días, en contraste con las semanas anteriores cuando el déficit fue notorio, afirmó el meteorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira.

Moreira informó que dos ondas tropicales más ingresarían esta semana al país. Una de ellas provocaría lluvias entre la noche del martes y parte del miércoles, pero el jueves, otra onda tropical podría estar generando más lluvia.

Asimismo, una zona de inestabilidad atmosférica en el océano Pacífico también estaría generando humedad, al menos, hasta el fin de semana.

Las precipitaciones oscilan entre leves y moderadas, pero con tendencias a traer consigo fuertes vientos y descargas eléctricas.

Moreira recomendó a la población tener mucho cuidado con las rayerías, ya que pueden ser intensas y poner en riesgo la vida.

El incremento de la humedad por las lluvias en todo el país y la incidencia de fenómenos naturales aumentó en los últimos días. Orlando Valenzuela/END

Las autoridades reportaron el lunes la muerte de una niña de 11 años, quien recibió el impacto de un rayo en el municipio de Bocay, Jinotega, mientras jugaba en el patio de su casa. Esto sucedió el 15 de septiembre. Esta sería la primera víctima a causa de este fenómeno en lo que va del año, según los reportes de medios de comunicación.

Moreira aconsejó a la población estar preparados para posibles inundaciones, ya que las lluvias podrían aumentar de intensidad rápidamente.

El meteorólogo precisó que para la zona central del país, las precipitaciones también serían de leves a moderadas. En tanto, la zona del Caribe se mantendrá, posiblemente, con lluvias.

El déficit que ha estado presente a lo largo del invierno podría ir mermando, indicó el experto. “El panorama ha cambiado totalmente y para octubre las tendencias son de más lluvias”, afirmó Moreira.

Tornado

La onda tropical del lunes se combinó con una zona de convección en el océano Pacífico, provocando la formación de un tornado en el departamento de León, que dejó daños significativos en una finca de cultivo de maní y varias comunidades.

Moreira, meteorólogo del Centro Humboldt, afirmó que el tornado fue de categoría F0, por la velocidad de viento que alcanzó, entre 60 y 117 km/h.

La onda tropical del lunes se combinó con una zona de convección en el océano Pacífico. Archivo/END

El tornado ocurrió precisamente en la salida de León y hay reportes de afectación en las comunidades de Los Leches, William Fonseca, San Carlos, reparto Fátima, Abangasca sur y sectores aledaños.

Moreira dijo que desconoce la magnitud de los daños, pero se reportaron levantamientos de techos en algunas casas.

Relacionada:

“Las llanuras son más propensas a los tornados”

Por primera vez una estación meteorológica registró la velocidad de un tornado en Nicaragua, era uno de categoría de F0, de las cinco escalas establecidas.

A pesar que los tornados son inusuales en el territorio nacional, eso no quiere decir que no pueden ocurrir, afirmó el meteorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira.

Las llanuras, como las de León y Chinandega, son las más propensas para que ocurran, señaló el experto.

El lunes 16 de septiembre, a las 5:50 p.m., un tornado se formó en una llanura de León, provocó daños significativos en una finca donde se cultiva maní y en algunas casas perjudicó los techos, indicó Moreira.

El análisis del experto indica que el fenómeno fue producto de las nubes cumulonimbos, también de formaciones escasas porque llegan a producir granizo y una fuerte rayería.

Moreira indicó que los daños que producen estos fenómenos son bien conocidos, ya que puede destruir una casa en cuestión de minutos.

El experto explicó que el tornado del lunes comenzó con un torbellino con vientos menores a 60 kilómetros por hora y que aumentó su velocidad en campo abierto hasta superar esa cifra, por lo que se cataloga como un tornado F0 (entre 60 km/h y 117 km/h), de cinco niveles que existen en la escala internacional Fujita.

El lunes 16 de septiembre, a las 5:50 p.m., un tornado se formó en una llanura de León, provocó daños significativos en una finca donde se cultiva maní y en algunas casas perjudicó los techos, indicó Moreira.Imagen referencial. Archivo/END

“Estos eventos son repentinos e impredecibles”, afirmó el experto, sobre todo, porque en el país no se tienen radares dopplers. Esta tecnología que no está disponible en el país, indicó Moreira, sirve para monitorear las condensaciones dentro de las nubosidades y detectar la posibilidad de formación de un tornado.

¿CÓMO SE FORMAN?

Explicó que para que se forme un fenómeno como el tornado, la atmósfera debe mantenerse con una condición favorable para formar nubes tipo junque o cumulonimbos. Estas nubes tienen muchos vientos ascendentes calientes y vientos descendentes helados, y esa combinación provoca una condensación suficiente para provocar tornados.

“Estos eventos son muy inusuales y se pueden presentar repentinamente”, recalcó.

Moreira describió que las nubes que forman los tornados generalmente son muy negras y de gran expansión. Antes del inicio de un tornado, se aprecia como una tempestad que viene con fuertes lluvias. De igual forma, la temperatura baja hasta hacer frío, posteriormente hay una brisa y finalmente hay una mayor circulación de viento.

“En áreas pobladas comienza botando obstáculo como árboles pequeños o techos, pero cuando llega a campo abierto, los vientos llegan a tener una circulación que inclusive llega a arrancar cosas del suelo”, precisó.

“Cuando hay áreas de extensiones amplias son más propensas a los tornados”, afirmó el meteorólogo, quien agregó que nunca ha ocurrido un tornado que haya tenido una trayectoria larga.

Moreira aseguró que es la primera vez que hay registros informáticos de un fenómeno de este tipo en Nicaragua y se califica un tornado por su velocidad, lo que es parte de que sea un fenómeno inusual.

“En Nicaragua hasta ahora estamos viendo una velocidad registrada por una estación meteorológica, no velocidad supuesta”, explicó.

Al menos tres estaciones registraron la velocidad del viento que provocó el tornado. En una se calculó en 34 km/h, en otra, 40 km/h y en una tercera estación se registró vientos de 69 km/h.