• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Gobierno de Nicaragua estableció esta semana relaciones diplomáticas con los países africanos del Reino de Esuatini, cuya población es el equivalente a la de Managua (1.3 millones de habitantes), y la Unión de Comoras, un archipiélago en el Oceánico índico cuya mayor isla es cuatro veces más grande que Ometepe.

Según anunciaron las autoridades nicaragüenses, con estas relaciones buscan trabajar de forma bilateral temas como la cultura, salud, educación, familia y cambio climático.

En la mañana del miércoles el gobierno nicaragüense anunció el establecimiento de las relaciones con La Unión de las Comoras, un Estado compuesto por un archipiélago que se ubica en el Océano Índico.

Dicho país ocupa el extremo norte del canal de Mozambique, entre Madagascar y la región suroriental del continente de África.

En un acto que se realizó en Nueva York, Estados Unidos, Jaime Hermida Castillo, embajador de Nicaragua ante la ONU, estableció las relaciones con Ahmed Abdallah, embajador y encargado de negocios de La Unión de Comoras.

Abdallah expresó estar contento por fortalecer los lazos de amistad con Nicaragua y dijo que las relaciones abren un nuevo capítulo de unidad con África.

También señaló que hay muchas similitudes entre ambos países, dado que comparten territorios que contienen zonas volcánicas.

En el caso de la Unión de Comoras, sus islas tienen un origen volcánico.

La Unión de Comoras se divide en tres islas principales que son Gran Comora (1.148 kilómetros cuadrados), Anjouan (424 kilómetros cuadrados) y Mohéli (290 kilómetros cuadrados).

La isla más grande, Gran Comora, es cuatro veces más grande que la isla de Ometepe, la cual tiene 276 kilómetros cuadrados.

Según datos del Banco Mundial, la Unión de Comoras tiene 813,912 habitantes, es decir un poco menos que la población de León (412, 946 habitantes) y Chinandega (431,675 habitantes) juntas.

El gobierno nicaragüense también estableció relaciones diplomáticas con el país africano de Unión de Comoras. Archivo/ENDEn la Unión de Comoras se habla Árabe, francés y comorano.

La gran mayoría de la población es musulmana, fundamentalmente Suní. Los cristianos representan el 1% de la población y la minoría católica ronda el 0.5%.

La Unión de Comoras era una antigua colonia francesa que se independizó en 1975.

Actualmente la forma de gobierno es una República presidencialista federal multipartidista.

El poder ejecutivo recae en el presidente y en el poder legislativo, cuyos representantes se escogen en elecciones cada cinco años.

Desde su independencia, el país africano registra más de 20 intentos de golpe de Estado, es decir que en promedio cada dos años y unos cuantos meses alguien quiere tomar el poder a la fuerza.

La ONU ubicó a La Unión de Comoras entre los 50 países menos desarrollados del mundo en su más reciente lista, publicada en diciembre de 2018.

Las islas de la Unión de Comora vistas desde Google Earth. Cortesía/ENDEl Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de Nicaragua y la Unión de Comoras tiene una diferencia de US$710.

Según el Banco Mundial, el PIB per cápita de Nicaragua es de US$2,030 y el de Unión de Comoras es de US$1,320.

El crecimiento económico de la Unión de Comoras se mantuvo estable en 2.8% en 2018, a medida de mejoró el suministro de electricidad y el sector de telecomunicaciones, según el Banco Mundial.

Sin embargo, los préstamos al sector privado fueron lentos, con un crecimiento de solo 5.1% en 2018.

La Unión de Comoras ocupó el puesto 158 (de 188) en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU en 2016.

La ONU le ha pedido al gobierno de la Unión de Comoras centrar sus esfuerzos en combatir el hambre y la desnutrición.

Desde 1958, la Unión Europea da un fuerte apoyo económico a este país con el Fondo Europeo de Desarrollo (FED) para ayudarle a mejorar el acceso al agua potable, energías renovables y en el sector ambiental, señala una ficha diplomática que elaboró el Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de España.

Esuatini

El martes, el gobierno nicaragüense también estableció relaciones diplomáticas con otro país africano: Esuatini (antes Suazilandia).

En un acto que se realizó en Nueva York, Estados Unidos, Jaime Hermida Castillo, embajador de Nicaragua ante la ONU estableció las relaciones con Melusi Martin Masuku, embajador y representante permanente del reino de Esuatini ante la ONU.

Esuatini visto desde Google Earth. Cortesía/ENDLos embajadores se mostraron contentos con las iniciativas de firmar relaciones diplomáticas para profundizar los lazos de amistad entre Nicaragua y África.

Ambos representantes conversaron sobre la necesidad de seguirse apoyando en los trabajos que se realizan en la ONU, asegurando ampliar la cooperación entre ambos países.

Desde el 19 de abril de 2018, Suazilandia, que era un territorio de 17,000 kilómetros cuadrados que se ubican entre Mozambique y Sudáfrica, pasó a llamarse Reino de Esuatini.

El país tiene 1.3 millones de habitantes, según datos del Banco Mundial. Esa población es un poco menor que la población de Managua (1.5 millones de personas).

El cristianismo es la religión mayoritaria (el 40% de la población se declara partidario de la Iglesia Cristiana de Zion, protestante, y el 30% se declara católico), señala una ficha diplomática que elaboró sobre el país el Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de España.

También se produjo un notable incremento del islamismo (10% de la población) como consecuencia del aumento de la entrada de extranjeros procedentes de Asia Meridional (Pakistán, Afganistán e India).

Esuatini es una monarquía desde su independencia, que se proclamó en 1968.

El rey Mswati III reina desde 1986 y funge como jefe de Estado.

El rey tiene la función de nombrar a los ministros, incluyendo al primer ministro, y ejerce simultáneamente el poder sobre el consejo de ministros y el legislativo.

Tradicionalmente el rey gobierna junto a la reina madre, quien es vista como una líder espiritual.

Esuatini es miembro de las Naciones Unidas, de la Unión Africana, del Mercado Común para los países de África oriental y austral (COMESA) y de la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC).

Esuatini tiene un PIB per cápita mayor que Nicaragua.

Según datos Banco Mundial, el PIB per cápica de Esuatini es de US$3,850 y el de Nicaragua es de US$2,030.

Este país tiene fuertes vínculos económicos con Sudáfrica, de los cuales depende aproximadamente el 85% de sus importaciones y aproximadamente el 60% de las exportaciones relacionadas a la producción de azúcar y madera.

Se estima que el crecimiento económico se desaceleró a 0.5% en 2018, tras marcar 1.9% en 2017, limitado por los desafíos fiscales y se espera que suban a finales de este año, según Datos del Banco Mundial.