• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

"Desde ayer (jueves) no puedo ejercer como abogada y notario de la República. Quiero establecer que la sanción impuesta por la Corte es totalmente arbitraria, ilegal e injusta porque ya fui sujeta a un procedimiento penal, el cual también es injusto", señaló la abogada María Oviedo.

La abogada argumenta que los seis meses de suspensión que la CSJ notificó ayer no tiene base legal porque presenta un periodo mayor que la misma sanción penal que impuso la jueza Tercero Local Penal de Managua, Nalía Úbeda Obando.

Cabe mencionar que Úbeda Obando sentención a 30 días de prisión a Oviedo luego de declararla culpable por el delito de obstrucción de funciones.

La jueza le otorgó el beneficio de la suspensión de ejecución de sentencia, lo que significa que la abogada cumple su condena en libertad por ser una pena mínima.

“La suspención de seis meses que emitió la Corte Suprema de Justicia está acarreando serias dificultades y está violentando todos mis derechos, garantías constitucionales y derechos humanos”, explicó Oviedo.

Eugenio Lacayo, miembro de la junta directiva de CPDH, comentó que resolución marca un precedente histórico y negativo en la CSJ, por ser una acción ilegal y violatoria a los derechos.

"La doctora Oviedo fue agredida y luego viene la Corte Suprema de Justicia y se ensaña contra Oviedo que fue empujada violentamente por un uniformado armado y dos agentes que casi la ahorcan", dijo Lacayo.

Por su parte el director de CPDH, Marcos Carmona, repudió el acto y señaló que a pesar de la suspensión de la abogada, ella mantendrá su puesto como parte de la institución de derechos humanos.

Alba Luz Ramos, presidenta de la CSJ, el vicepresidente Marvin Aguilar y Juana Méndez Pérez, miembro del Consejo de la CSJ, son los tres magistrados que firman la resolución enviada a la abogada María Oviedo.

El único miembro del Consejo de Administración y Carrera Judicial de la CSJ que no firma la referida resolución es el magistrado Virgilio Guardián.

La inhabilitación para la abogada María Oviedo se origina por una queja presentada en su contra por el teniente, Óscar López López, jefe de la Dirección de Armas y Explosivos de la Policía en Masaya, quien denunció a la abogada por obstrucción de funciones luego de que María Oviedo le pegara una bofetada porque el oficial la empujó y supuestamente la manoseó.

Estos hechos se registraron el 26 de julio en la Policía en Masaya, cuando María Oviedo daba acompañamiento a un manifestante excarcelado.

Ese día la abogada María Oviedo fue arrestada de manera violenta por dos oficiales mujeres que la sujetaron del cuello y llevaron por la fuerza hasta las celdas.