• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Distintos países y organizaciones no gubernamentales externaron su consternación debido a que el Gobierno de Nicaragua rechazó más de cien recomendaciones vertidas en el Examen Periódico Universal (EPU), cuyos resultados finales fueron dados a conocer este viernes en Ginebra, Suiza.

Carlos Ernesto Morales Dávila, representante permanente de Nicaragua ante la oficina de Naciones Unidas en Ginebra, leyó parte del contenido de un informe que el Gobierno envío a la ONU el 13 de septiembre pasado en el cual indica que “no acepta” un total de 124 de las 259 recomendaciones, extendidas por ese organismo el pasado 17 mayo, durante la realización del EPU.

De acuerdo a la argumentación de Morales Dávila, el rechazo a esas recomendaciones está sustentado al hecho que algunas habían sido formuladas desde una óptica política.

Entre las recomendaciones que no acepta el Gobierno de Nicaragua, por una supuesta “falta de fundamento y distorsión de la realidad”, se encuentra la demanda de libertad de los manifestantes encarcelados, que hicieron los Estados miembros de la ONU en mayo pasado.

Carlos Ernesto Morales Dávila, representante de Nicaragua en el Consejo de DD. HH. de la ONU, durante su exposición. Tomado del canal web de la ONU/END.

“Algunos Estados emitieron discursos políticos, muy alejados de recomendaciones constructivas, tratando de politizar este mecanismo. Se reitera el rechazo a las afirmaciones infundadas, inventadas y alejadas de la realidad que vive Nicaragua”, señala el informe enviado por el Gobierno a la ONU.

El EPU es un mecanismo del Consejo de Derecho Humanos que vigila regularmente el cumplimiento por cada uno de los 192 Estados miembros de la ONU, de sus obligaciones y compromisos en materia de Derechos Humanos.

CRÍTICA GLOBAL

Durante sus intervenciones en la cuadragésima segunda reunión ordinara del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ONU, países europeos, de Medio Oriente, del Caribe y Sudamérica increparon al estado nicaragüense y le instaron a cumplir con las recomendaciones del EPU.

La representación del Perú por ejemplo, lamentó que muchas de las recomendaciones rechazadas están enfocadas al respeto de derechos humanos y valores democráticos, tal como la libre movilización.

“El Perú toma nota de la aceptación (por parte de Nicaragua) de 135 recomendaciones de 259 presentadas, aproximadamente el 50% de las mismas, sin embargo, externa su preocupación porque un elevado número de recomendaciones no han sido aceptadas”, dijo un miembro de la delegación peruana.

Prosiguió afirmando que dentro de las recomendaciones descartadas por el Gobierno nicaragüense, están aquellas referidas al respeto a derechos fundamentales para la ciudadanía, tales como la libertad de expresión, de asociación pacífica, libertad de prensa y acceso a justica.

“Al respecto, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú recordamos que el informe de la alta comisionada de la ONU sobre la situación de derechos humanos en Nicaragua corrobora la falta de rendición de cuentas e impunidad, la negación del derecho de las víctimas a la justicia, verdad y reparación”, señaló Perú.

Este punto fue respaldado por la representación del Reino Unido y de paso rechazó el argumento gubernamental de que estas tergiversaban la realidad que viven las voces disidentes en Nicaragua.

“Lamentamos la decisión de Nicaragua de no aceptar aquellas recomendaciones referidas a libertad de expresión, de reunión pacífica. Rechazamos la valoración que hace el Gobierno de que estas distorsionan la realidad del país. El último reporte de la Alta Comisionada (Michelle Bachelet) muestra que estos derechos están coartados”, dijo el representante del Reino Unido.

Agregó que las restricciones a estos derechos, se reflejan en los constantes acechos a la prensa, a defensores de derechos humanos y al hecho que todavía permanecen encarceladas varias personas que participaron en manifestaciones antigubernamentales durante 2018, a pesar de haberse aprobado una ley de amnistía.

“Nos preocupan los reportes sobre el uso desproporcionado de fuerza policial contra intentos de protestas. La decisión unilateral del Gobierno de finalizar el dialogo con la oposición es también algo preocupante”, dijo la delegación británica.

Mientras que la delegación iraquí, la egipcia y la haitiana hicieron un llamado para que en el país se de una verdadera reconciliación a lo interno, e instaron al Gobierno de Managua para que ponga en práctica las recomendaciones que se ha comprometido a aceptar.

Sobre la crisis política en Nicaragua, Pierre André Dubar, representante de Haití exhorto a todas las partes a entrar en razón y buscar una salida que permita al país encausarse nuevamente en la ruta del progreso.

Mohamed Fathi Ahmed Edrees, en nombre de Egipto pidió a las autoridades nicaragüenses garantizar la protección de los derechos humanos.

FAMILIARES DE PRESOS

Por otro lado, la Asociación de Familiares de Presos Políticos (AFPP) rechazó a través de una carta la negativa del Gobierno de Nicaragua para cumplir con las recomendaciones extendidas por la ONU, en las que, entre otras cosas, demanda la libertad de los manifestantes encarcelados.

Agrega que en las celdas de los diferentes sistemas penitenciarios del país los manifestantes encarcelados “continúan sufriendo constantes violaciones a los derechos humanos” y que la integridad de los reos y de sus parientes están en riesgo por el asedio gubernamental.