• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las autoridades nicaragüenses advirtieron que los pronósticos de más lluvia en el pacífico aumentan el riesgo debido a que los suelos han quedado saturados, en especial en Managua, luego de que en apenas dos horas cayera el agua equivalente a tres días.

“Estamos tomando todas las medidas desde el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) para protegernos y sobre todo protegernos aquí en Managua, que es donde se dice que puede haber, por el grado de saturación (de suelos), afectaciones particulares”, advirtió Rosario Murillo, vicepresidente de Nicaragua.

La funcionaria dijo que tienen reportes de lluvias en 54 municipios y que las autoridades permanecen en alerta.

Precisó que el fuerte aguacero que cayó sobre Managua la madrugada del viernes provocó afectaciones en 28 barrios.

Además de viviendas, se registran afectaciones en centros de salud y escuelas.

Los nombres de los centros y las escuelas, así como su ubicación, no han sido proporcionados por las autoridades.

Tampoco se dio a conocer la cantidad de personas que habitan en las propiedades afectadas por las fuertes lluvias.

Por la tarde del viernes, la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, dijo a medios oficialistas que preliminarmente registran 1,300 personas afectadas y que todavía continuaban levantando datos.

En tanto, Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua, expresó que trabajaban en labores de limpieza y en remover sedimento que se concentra en las principales vías de drenaje.

"Tuvimos dos casas con daños parciales y dos viviendas con daños totales en el barrio Walter Ferretti y en Laureles Norte (...) Tuvimos mucha rayería, muchos árboles caídos y hemos estado haciendo labores en este sentido", aseguró Moreno.

Las autoridades reportaron que en 265 casas el agua ingresó, lo que denominan pequeñas anegaciones. Unos 25 o 30 mil adoquines fueron desprendidos.

El Centro Humboltd dio a conocer que en la madrugada de este viernes llovió en dos horas el equivalente a tres a días.

Lluvia extrema

El pluviómetro que tiene instalado el Centro Humboltd en Managua acumuló 77 milímetros y lo normal que debe caer oscila entre los 10 y 39 milímetros.

Calles y Causes se desbordan debido a las fuertes lluvias. Jorge Ortega/ENDCuando el acumulado supera los 40 milímetros, se cataloga como lluvia extrema, explicaron los expertos del Centro Humboldt.

Y precisamente eso experimentaron los managuas la madrugada de viernes.

En el barrio Jorge Cassaly, sobre la pista Suburbana, una familia integrada por siete personas escapó de morir soterrada, después de que un muro perimetral cayera sobre parte de su vivienda.

El muro fracturó el inmueble y soterró un área donde había gallos de pelea, algunos valorados hasta en 250 dólares, según explicó Samuel Cruz Delgado, habitante del lugar.

“El perro empezó a ladrar, me levanté para ver qué era y caminé (al patio) donde tengo unos gallos de pelea. Escuché la presión del agua saliendo y sonó el muro al partirse, salí corriendo y con suerte estoy contando esto”, manifestó Cruz.

Agregó que una parte del muro cayó sobre el inmueble, mientras que otra quedó recostada sobre su vivienda, fracturando por completo los muros.

El muro colapsado fue construido por una iglesia evangélica hace más de un año y fue hasta hace unas semanas que el terreno fue rellenado y compactado.

Adoquines despegados por las fuertes corrientes ocasionadas por la lluvia. Jorge Ortega/ENDCruz contó que advirtió al pastor de la iglesia del peligro que representaba la obra, pero el religioso le respondió que tenía permiso de la Alcaldía de Managua.

Desborde de cauce

En los barrios El Edén, Campo Bruce, Paraisito, las fuertes corrientes desprendieron adoquines e ingresaron a varias viviendas.

En el Paraisito, la corriente rebasó el cauce y se llevó un cerco construido en una casa con láminas de zinc, madera y bloques.

“Escuché el estruendo y me levanté porque cuatro niños estaban durmiendo en el último cuarto, abrí la puerta y los saqué, el agua se llevó varias cosas, nunca antes había visto algo así”, declaró Genaro Briones, dueño de la vivienda.

A Silvia María Calero, otra pobladora del Paraisito, la corriente le tumbó el cerco y se le llevó artículos que tenía acumulados en el patio trasero de su vivienda, que colinda con el cauce.

En el puente El Edén trabajadores de la Alcaldía de Managua retiraron piedras, troncos y basura arrastrada por la corriente.

En ese sector las labores de limpieza comenzaron desde muy temprano.

En Campo Bruce, por los repuestos Monge, las cuadrillas de la comuna colocaron los adoquines desprendidos, así como el lodo acumulado en la carretera.

Varios barrios de Managua fueron afectados por las fuertes lluvias. Jorge Ortega/ENDEn los semáforos de la Robelo, Carretera Norte, otra brigada retiraba el lodo acumulado que impedía el tráfico vehicular.

En las inmediaciones de la ferretería Tobbie, cerca de la Carretera Norte, el agua arrancó cerca de 50 metros de adoquines, por la tarde ya estaban colocados en su sitio.

En el barrio Los Ángeles, sector del Reparto Schick, el agua ingresó en unas propiedades debido a unas obras de drenaje pluvial y alcantarillado sanitario.

En el Mercado Oriental las corrientes hicieron estragos, arrastrando canastos con frutas, gran cantidad de basura que provocó inundación en tramos, quedando algunos dañados, según los reportes de comerciantes de este centro de compras.