• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) consideró que para que los nicaragüenses tengan pleno goce de su derecho al trabajo en Costa Rica se les debe otorgar permisos laborales desde el momento en que piden asilo, garantizando los mismos derechos que a las personas nacionales.

Sobre el derecho a la educación para los nicaragüenses que buscan refugio en Costa Rica, la CIDH valoró necesario flexibilizar los requisitos, puesto que la mayoría de los solicitantes de refugio son estudiantes y no tienen acceso a documentos oficiales.

Las recomendaciones para el Gobierno de Costa Rica están enfocadas en la protección de los nicaragüenses, especialmente en los procedimientos de asilo, garantizar los derechos sociales, económicos, culturales, así como la no discriminación.

En cuanto al acceso al derecho a la salud, el organismo resaltó la necesidad de garantizar “el más alto nivel posible” de salud física y mental para los nicaragüenses.

Además, consideró necesario que se mejoren las condiciones de vivienda que se les da a los nicaragüenses en los dos centros de refugio que Costa Rica tiene habilitados.

Las cinco recomendaciones que extendió el organismo al Estado de Nicaragua se enfocaron en solicitar el cese de los actos de persecución que generan desplazamiento forzado, respetar los derechos a salir de territorio nicaragüense y de buscar y recibir asilo, así como brindar asistencia humanitaria a personas desplazadas.

La CIDH dio estas recomendaciones el viernes, en el “Informe sobre Migración Forzada de Personas Nicaragüenses a Costa Rica”.

Más estudiantes

El estudio de la CIDH también reveló que la mayoría de los nicas consultados, que solicitaron refugio y participaron en las protestas, son estudiantes (23%), defensores de derechos humanos y líderes de movimientos sociales y campesinos (22%); personas que apoyaron a quienes participaron en las protestas a través de la provisión de alimentos, casas de seguridad y medicinas (18%); médicos (8%); periodistas (2%); y exmilitares y expolicías que se negaron a participar en actos ordenados por el Gobierno nicaragüense (2%).

La mayoría de refugiados nicas en Costa Rica son jóvenes y estudiantes. Óscar Sánchez/END

Por lo que, en lo concerniente al retorno voluntario de personas nicaragüenses, el organismo valoró que “este solo podía ser realizado una vez que Nicaragua ofrezca garantías reales de que la vida e integridad personal de dichas personas no estará en riesgo”.

La CIDH reiteró su llamado a los Estados de la región y a la comunidad internacional a “implementar una respuesta regional e internacional basada en la responsabilidad compartida y el respeto y garantía de los derechos humanos, a efectos de que el Estado costarricense cuente con los recursos necesarios para responder adecuada y efectivamente ante esta situación humanitaria de emergencia”.