• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La ampliación de la pista Juan Pablo II transformará totalmente el aspecto de lo que hoy conocemos como una de las vías más transitadas de la capital, tanto funcional como estéticamente, considera el ingeniero vial Armando Izabá.

El experto indicó que según los planos y el diseño presentado públicamente por la Alcaldía de Managua, en los 9.6 kilómetros que abarca la obra, afectará a 962 propiedades en más de 20 barrios, esto incluye gasolineras y negocios. Algunos perderán sus parqueos y fachadas, además desaparecerá un aproximado de 1,800 árboles de los bulevares y las orillas de la cuneta, ya que pasará de los actuales 26 metros a 60 metros de derecho de vía. Prácticamente duplicando su ancho.

El proyecto se desarrollará en cuatro tramos. El secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, dijo que esos cuatro tramos se construirán en dos etapas. En estos momentos se despeja la zona de obstáculos desde el 7 Sur a los semáforos del barrio René Cisneros, posteriormente el segundo será desde rotonda Cristo Rey a los semáforos La Robelo.

En la primera etapa, que va del paso a desnivel del 7 Sur, afectará una serie de terrenos de seis barrios a las orillas de la pista: Tierra Prometida, colonia Independencia, barrio El Pilar, Andrés Castro, La Esperanza y El Recreo. Unos serán más afectados que otros, en especial los que están al norte de la vía.

En total desaparecerán 18 casetas de paradas de buses instaladas en el 2016.Orlando Valenzuela/END

El ingeniero Izabá señaló que, partiendo del Zumen hacia el este por la banda norte, la ampliación pasará por el muro perimetral de la Contraloría General de la República, rozará la fachada del supermercado La Colonia, todo el parqueo de los antiguos juzgados, en el centro comercial Nejapa, raspará la fachada del supermercado Palí, se llevará una serie de micronegocios independientes, los semáforos del mercado Israel Lewites, también todos los tramos que están desde la orilla de la cuneta a unos 20 metros hacia adentro (al norte), esto incluye todo el parqueo frontal del Centro Cívico, desde el Inatec a las oficinas del Concejo Municipal y oficinas el Ministerio de Educación. Según la medición de la municipalidad, el derecho de vía llegará hasta las escaleras de los edificios.

En la banda sur rozará los muros perimetrales de varios negocios, del Hospital General Occidental (el nuevo Vélez Paiz), todas las pequeñas casas de la Colonia Independencia que están a orillas de la pista, raspa el muro de La Nestlé que ya retiró una baranda metálica de seguridad que tenía a la orilla del cauce, se llevará toda la vía marginal y parte del parqueo de El Zumen, pasando al frente de tiendas de esa área, el puente peatonal y las casitas que están junto al cauce.

“En estos momentos ya se puede ver lo que van demoliendo para despejar el área en el barrio La Esperanza, El Recreo, donde iniciaron la destrucción de casas la semana pasada, para seguir por los barrios Andrés Castro y El Pilar”, indicó Izabá.

La demolición es el primer paso, previo a la construcción de la ampliación.Oscar Sánchez/END

Como parte del despeje de espacios se tendrán que ir las paradas de buses que están en ambos lados de la vía. Esto significa que se perderá la inversión que hicieron en estas. Según el presupuesto destinado a la construcción de las casetas, por cada una se invirtió en promedio C$600,000, eso sin tomar en cuenta el servicio higiénico público en la parada del hospital Bertha Calderón.

En total desaparecerán 18 casetas de paradas de buses instaladas en el 2016.

Según la municipalidad, la primera etapa estará terminada en dos años. Es de tomar en cuenta que actualmente se hace la limpieza de la zona y las obras de construcción de la pista arrancarán en marzo de 2020.

Además de los cinco pasos a desnivel en la rotonda El Periodista, ENEL Central, rotonda Rubén Darío, rotonda Cristo Rey y los semáforos La Robelo, otro cambio que se observará es que desaparecerá el tendido telefónico, será instalado bajo tierra. Según Moreno, con el proyecto, “estéticamente la zona se verá más limpia, porque desaparecerán los centenares de postes de cable y telefonía, cuyo cableado será subterráneo, igual que las líneas para luminarias”, sin embargo, también aclaró que en el caso del tendido eléctrico, aún tendrá que estar expuesto.

Moreno dijo que además de la ampliación de la pista, el proyecto tiene un componente de actualización del sistema de drenaje, aguas negras, agua potable y red de hidrantes, por lo que se instalarán 20 kilómetros de línea de tuberías para drenaje, 7 kilómetros de línea de agua y saneamiento y 8 kilómetros de agua potable.

Sobre los 9.6 kilómetros de la pista hay 11 cauces, entre estos Cuajachillo, El Arroyo, San Isidro de Bolas, Pochocuape, Los Duartes, Jocote Dulce, San Isidro de la Cruz Verde, Santo Domingo, Los Cuarezmas, el Occidental y Bello Horizonte, los cruces de puentes serán reconstruidos.

Centenares de tramos comerciales tendrán que desaparecer.Orlando Valenzuela/END

En el caso de Los Cuarezmas, se cerrarán 205 metros del cauce y en el canal Occidental, sus 2.1 kilómetros serán encausados vía subterránea y utilizando cajas de concreto cuadradas será ampliado. El proyecto considera triplicar la capacidad de volumen de agua, con lo cual se espera disminuir la amenaza de contaminación y se eliminarían las inundaciones recurrentes por toda la zona.

El costo de la obra total es de US$275 millones y se proyecta estar terminada en 4 años.