• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las autoridades de salud de los países centroamericanos no deben bajar la guardia ante la epidemia de dengue ni minimizar el problema, más cuando la situación alarmante que ha provocado el alto número de contagios, no ha sido controlada en ninguno de los países, afirmó el médico epidemiólogo Leonel Argüello.

El especialista expresó su preocupación por la combinación de días lluviosos con la basura, una de las principales fuentes de enfermedades y donde también se forman criaderos de mosquitos.

“El mosquito requiere agua limpia y la lluvia llena los recipientes donde las hembras colocan sus huevecillos, los cuales entre 7 y 10 días eclosionan y el mosquito sale volando, se cruza con el macho y en 24 horas busca sangre humana para madurar sus huevos, expresó el doctor Argüello.

El Gobierno de Nicaragua reportó el sábado un muerto más por dengue en el país, Miguel Estrada Reyes, de 41 años, originario de la comunidad Cabo de Hornos, de El Viejo, Chinandega, con el que la cifra llegó a 19 fallecidos por esta enfermedad en lo que va del año.

Las autoridades de salud de los países centroamericanos no deben bajar la guardia ante la epidemia de dengue ni minimizar el problema. Archivo/END

Entre tanto, en Honduras cerró la semana con la cifra de 135 fallecidos por dengue, mientras El Salvador informó que hay nueve casos de muertes confirmadas por esta enfermedad, pero reportan 16 fallecidos con sospechas de dengue.

Por su parte, la infectóloga Carmen Torres afirmó que con más lluvias existe el riesgo de que el agua caiga en botellas abiertas que se guardan en los patios, también están las llantas, una situación de la que hay que tener cuidado.

“Las personas deben de tener mayor precaución en no mantener basuras en sus patios, si tienen contenedores de agua deben mantenerlos tapados y hay que abatizarlos”, apuntó.

Prevención

Argüello afirmó que la mejor manera de cuidar su salud es aprender sobre las enfermedades y tomar las medidas de prevención pertinentes.

“Cualquier persona que tenga fiebre, dolor en los ojos, dolor en el cuerpo es sospechoso de dengue, la fiebre dura entre tres a cinco días, y cuando finaliza, los siguientes dos días son los más peligrosos, porque pueden ocurrir las complicaciones como la disminución de presión arterial, lo cual no permite que los órganos reciban suficiente sangre, oxígeno y nutrientes o las hemorragias que pueden ser externas o visibles, cómo sangrado de nariz, de las encías o menstruación copiosa, e internas cuando los órganos sangran y comienzan a fallar. En ambos casos el paciente puede fallecer”, explicó el doctor Argüello.

Agregó que es muy importante que todos conozcamos los signos de alerta del dengue, que son sangrados visibles, dolor de estómago, hablar incoherencias, infantes que dejan de mamar, están agitados o muy decaídos o adormilados.

El médico aseguró que si las lluvias disminuyen o desaparecen, saldrán más mosquitos durante un período de 15 días y luego comenzaría a disminuir el número de estos transmisores.

Señaló que la población de mosquitos disminuye de forma natural cuando comienza el verano y este es el período más importante para luchar contra el mosquito adulto que queda y eliminar todos los criaderos, educar más a la población para que al reiniciar las lluvias, la población de mosquito sea menor y se eviten próximas epidemias.

Estadísticas

En Nicaragua, el Ministerio de Salud indica que hasta la semana 36 del 2019 se habían reportado 100,253 casos sospechosos de dengue, de los cuales 4,994 se confirmaron, hay además 19 personas fallecidas a causa de la enfermedad.

El médico aseguró que si las lluvias disminuyen o desaparecen, saldrán más mosquitos durante un período de 15 días y luego comenzaría a disminuir el número de estos transmisores.Isidro Hernández/END

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en lo que va del año en el continente americano se han atendido a 2.3 millones de personas sospechosas de haberse contagiado de dengue (incidencia de 244.1 casos por 100,000 habitantes) y la enfermedad ha causado 949 defunciones.

De esos casos, 1,065,701 fueron confirmados por criterios de laboratorio y del total de reportados, 17,794 fueron clasificados como dengue grave. La letalidad fue de 0.04%, señala el reporte.

El total de casos reportados (2,384,029) fue superior al total registrado durante en 2016, 2017 y 2018, y es probable que, a fin del año, el total de casos supere al histórico registrado en el año epidémico 2015, agrega el texto.