•  |
  •  |
  • END

Omar Cabezas, Procurador de Derechos Humanos, dijo que no se mete en “chochadas”, refiriéndose a la situación de los ex rezadores de las rotondas que están en huelga de hambre, reclamando el pago prometido por el partido sandinista.

“Los sandinistas que los contrataron es con ellos que deben entenderse. Si quieren que sirva de un intermediario amistoso, lo haré con mucho gusto, pero la ley no me da facultad para meterme en un conflicto entre privados. Entre un partido que se llama Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, que contrató a militantes de ese mismo partido, para hacer un trabajo. Ahora, una de las partes incumplió”, dijo Cabezas dando por hecho la manipulación política de estas personas.

Así, el procurador hizo alusión de 23 personas que permanecen en las cercanías de la Secretaría del FSLN que sirve de casa presidencial. En su mayoría los reclamantes son de la tercera edad, y salud está seriamente afectada luego de varias semanas en huelga de hambre, exigiendo el cumplimiento de las promesas partidarias de pago por sus servicios.

Los protestantes son parte de los grupos que durante unos nueve meses estuvieron a la intemperie en las rotondas de la capital, y en una confusión religiosa-partidaria rezaban y arengaban las frases de la campaña política del gobierno en el poder.

Señalando que su institución no es un organismo no gubernamental de derechos humanos, dijo que la Ley 212, o Ley de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, no le permite “irse a meter en babosadas”. Por eso, el procurador excusó su falta de gestión, asegurando reiteradamente que no tiene que andarse metiendo en “chochadas que no me corresponden”.

No soy “baboso”

Obviando que la vida de los ancianos reclamantes está en serio peligro, el procurador comentó que él no va a verlos porque no anda buscando cámaras para luego aparecer en los noticieros y diarios.

“Es un conflicto entre privados y entre el mismo partido. Así que lo resuelvan ellos, pero no me meto, porque después se van a arreglar, y los ahora afectados mañana nuevamente gritarán ‘¡Viva Daniel!...’ y yo voy a quedar como baboso”, expresó Cabezas.