• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Mientras las últimas lluvias caídas en Managua han dejado al descubierto la vulnerabilidad de la capital, la Alcaldía de Managua llevó a cabo el miércoles pasado, la eliminación de 11 proyectos de mejoramiento del drenaje pluvial, cuyo monto totaliza C$38.3 millones.

La eliminación incluyó la ampliación de la descarga de la micropresa de Villa Fontana, que retiene aguas pluviales que corren hacia las partes bajas de la capital.

El concejal del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Sellin Figueroa, señaló que en total con la modificación, la municipalidad eliminó 11 proyectos, pero lo preocupante fue que, a pesar de que ampliamente se conoce el problema de las inundaciones, no se priorizó el proyecto “Ampliación de descarga en Micropresa de Villa Fontana”, que es una mejora para la descarga de agua pluvial, cuyo costo era de C$7 millones.

El objetivo de la obra era ampliar el volumen de captación de las aguas que bajan de San Isidro de la Cruz Verde, dado que está demostrado que cuando la micropresa de Villa Fontana se rebalsa, causa desastres sobre la ciudad.

La bajada de las aguas de San Isidro de la Cruz Verde y Santo Domingo es encausada por un sistema de cauces que atraviesan la ciudad y uno de estos es el occidental, donde las corrientes de San Isidro y Santo Domingo se unen con las aguas que bajan de Las Jagüitas, en la intersección denominada cauce El Dorado.

Con precipitaciones que superen los 70 milímetros de agua, sus paredes son superadas y la fuerza destructiva de este cauce quedan demostradas al arrancar las gruesas barandas de concreto y tubos de metal que terminan doblados, tal como sucedió la madrugada del viernes en los semáforos de El Dorado.

Figueroa señaló proyectos importantes afectados, como el Fortalecimiento de la Unidad Municipal Integral de Gestión de Riesgo del Municipio de Managua y la Asistencia a la Población en la Gestión de Riesgo Integral.

Otras obras que desaparecieron son el mejoramiento vial y obras de drenaje pluvial en la comarca San Isidro de la Cruz Verde, Las Colinas del Memorial Sandino y el mejoramiento vial y obras de drenajes pluvial IV etapa en Hialeah.

Igual pasó con las obras de mejora pluvial en el barrio Jonathan González y Julio Buitrago, la construcción de drenaje pluvial pista Larreynaga-Ciudad Belén, cuyo costo era de C$5millones, además de las obras de protección y drenaje pluvial (desarenador) de igual costo.

Tampoco se hará el mejoramiento de drenaje pluvial en los barrios Jorge Casally, ni el programa de drenaje pluvial y gestión de desarrollo en la subcuenca III distritos VI y VII, con el que se pretendía controlar y regular aguas pluviales.

“Sin embargo, se incrementó casi en un 100% el presupuesto al Movimiento Cultural Municipal Leonel Rugama, pasando su financiamiento de C$2.8 millones a C$4.8 millones”, dijo Figueroa, señalando que no logra comprender las prioridades de la dirección de la comuna capitalina.

¿Qué pasó con el plan maestro?

Igualmente dijo desconocer qué sucedió con el Plan Maestro de Drenaje Pluvial en el Municipio de Managua, el cual se venía trabajando con la cooperación japonesa desde el 2015 y estaba incluido en el Plan Maestro para el Desarrollo de Managua.

El mismo recomendaba que se debían construir 8 micropresas, que se unirían a las 23 existentes para la reducción de las escorrentías y apremiantes era la construcción de las del Borbollón, que debía tener capacidad para 200 mil metros cúbicos; La Maravilla para 70 mil metros cúbicos, seguidas por otras en Las Américas, Hialeah y Villa Dignidad.

Figueroa destacó que si bien han desarrollado diversas obras de drenaje, estas son paliativas y no representan una solución de largo plazo al problema.

Incluso, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, durante la presentación del Plan Maestro, explicó que para reducir la vulnerabilidad deberían impulsar cuatro componentes: planificación urbana, obras de protección ambiental, un plan maestro de drenaje y educación ambiental.

Cauce El Dorado. Archivo/END

Problema de la cuenca sur

El ambientalista Julio Sánchez, asesor independiente, destacó que mientras no se resuelva la problemática en la Cuenca Sur, si no se detiene el despale de la Cuenca Sur de la capital, no se interviene de manera severa y de no transforma la utilidad de los suelos en la zona alta, de nada servirá la ampliación de las micropresas y el problema persistirá.

“Por eso es que vemos que las corrientes arrastran muchas ramas, troncos y sedimentos, que provienen de las zonas deforestadas. La falta de árboles reduce la capacidad del terreno en detener las escorrentías y bajan con mayor velocidad sobre la ciudad, anegándola”, dijo Sánchez.

Agregó que a esto se agrega el problema de la basura en los cauces de los cuales, según el informe anual de la municipalidad, se extraen anualmente 5 mil toneladas.

Managua es atravesada por 17 cauces importantes que son parte de una red de drenaje de más de 50 años, insuficientes para el volumen de agua que actualmente recibe la cuenca.