• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Al visitar la Facultad de odontología de la Universidad Americana, UAM, es fácil advertir que las bancas del pasillo siempre están atestadas de pacientes que esperan ser atendidos en la Clínica en la que los estudiantes de tercer año en adelante realizan diversos procedimientos con las técnicas y materiales más modernos, a precios módicos en algunos casos y gratis en otros.

Karla Valerio es una joven de escasos recursos económicos que se desempeña como conserje y tenía problemas dentales, cuyos tratamientos resultaban costosos por lo cual los consideraba inalcanzables, sin embargo, hoy en día sonríe y agradece profundamente a la Clínica Odontológica UAM, donde los estudiantes le colocaron un puente de tres piezas, le han hecho endodoncias y calzas sin pagar ni un solo córdoba.

José Félix Moreira, paciente de la Clínica de Odontología de la UAM. Orlando Valenzuela/END

Por su parte, don José Félix Moreira estaba en su sexta visita, le están haciendo cambios de calzas y tratamientos estéticos. “Son muy eficaces, son jóvenes bien preparados y los he felicitados porque se nota que saben y me siento seguro con el trabajo que me han hecho, no me han cobrado nada, si puedo dar una ayuda lo hago, porque todo esto que me hacen es caro en una clínica”, aseveró.

El agradecimiento de los pacientes beneficiados es proporcional a la satisfacción de los alumnos de poder adquirir habilidades para su vida laboral futura.

Melissa Dávila estudia quinto año de odontología y asegura “que es importante estar con los pacientes, porque nos desarrollamos, cumplimos con los tratamientos y contamos con la ayuda de los docentes, que están para ayudarnos. Aprendemos mucho. Con la teoría a veces hay cosas que se ven densas y en la práctica resultan sencillas”.

Mientras tanto, Mercedes González, también de quinto año, dijo que lleva tres años de prácticas que han sido una experiencia muy bonita, “porque no solo aprendo técnicas, sino también a interactuar con los pacientes, a darles un mejor trato, atendemos desde niños hasta adultos, lo que nos sirve para ir madurando como profesionales y como personas, es una buena base para poder desarrollarme para el plano laboral, es una buena oportunidad que la UAM me está dando. No es lo mismo trabajar en un laboratorio en boca falsa a trabajar con un paciente que se mueve, que le da asco, entonces la habilidad y destreza que se pueden adquirir con el paciente son inigualables”.

Atención de calidad

La doctora Edna Aragón es la directora de la Clínica Odontológica de la UAM, donde la atención inicia a las 7 de la mañana y concluye a las 7:50 de la noche.

La clínica es atendida por estudiantes, a partir del segundo semestre de tercer año, que prestan servicios desde odontopediatría, ortodoncia, cirugía, periodoncia y todas las especialidades odontológicas. La clínica cuenta con dos quirófanos y tienen 21 sillas para trabajar simultáneamente.

“La clínica cuenta con 21 sillas, que pasan llenas prácticamente todo el día, porque la demanda es alta. Los alumnos trabajan bajo la supervisión de cuatro docentes que se encargan de indicar si el paciente cumple los requisitos de la materia a evaluar, revisa los expedientes, supervisa el examen clínico y siempre está pendiente de qué hará el alumno durante el tratamiento y al concluir lo evalúa nuevamente”, señaló la doctora Aragón.

La doctora explicó que los estudiantes captan sus pacientes, aunque también en la clínica hay un libro de control donde el paciente se anota, solicita el tratamiento requerido y deja sus datos. Luego el estudiante va a ese libro y contacta al paciente.

La Facultad de Odontología de la UAM cuenta con mucho prestigio. Nació junto con la universidad hace 27 años y desde hace 24 abrieron la clínica. La facultad cuenta con docentes fundadores que tienen mucha experiencia y con alumnos que se han preparado fuera y regresaron para incorporarse en la labor de enseñar.

“Lo más moderno que hay en materiales los muchachos lo están poniendo en práctica en la clínica, como las restauraciones libres de metal, las carillas estéticas, las cirugías que se hacen en diplomado y especialidades nuestros alumnos las están haciendo aquí en la universidad. Se les da la oportunidad de que hagan lo que necesita el paciente”, aportó la doctora Aragón.

Es una universidad con mucho prestigio por el cuerpo docente, por la estructura, si decimos que necesitamos tal aparato se compra, tenemos la sala de simuladores que cuenta con 16 maniquíes dotados con los mismos instrumentos que la unidad dental de un consultorio. La simulación es una forma más real de enseñar y aprender, antes de que atiendan pacientes; además de que puede ser utilizada para evaluar el desempeño del estudiante en un ambiente seguro y controlado, la cual asemeja al ambiente clínico habitual.

En la clínica, generalmente el estudiante hace el examen clínico y se le informa al paciente los procedimientos que se harán. En base a eso el alumno le indica los costos, si el paciente puede dar un aporte simbólico lo hace, sino el estudiante asume la inversión y usa siempre material de primera.

“La odontología ha tenido unos cambios increíbles pero estamos conscientes de que debemos preparar a un odontólogo para que vaya a trabajar en una clínica con toda la tecnología pero también puede ir a la parte interior del país donde no hay mucha tecnología por lo tanto enseñamos también las técnicas tradicionales”, aclaró la doctora.

Las clínicas odontológicas realizan más de 120 intervenciones diarias a pacientes de escasos recursos provenientes de Managua y ciudades vecinas.

Odontólogos podrán especializarse en Nicaragua

La doctora Aragón enfatizó en que la UAM siempre está a la vanguardia, trabajando continuamente para salir adelante con lo más moderno en tecnología, para que sus egresados no solo sean excelentes en su desempeño laboral sino para que también puedan acceder a universidades internacionales en la que realizan especialidades.

“Muchos de nuestros graduados han entrado a universidades internacionales sin ningún inconveniente. Tenemos al estudiante Victorino Argüello, quien hizo el examen en Holanda y clasificó, también hay varios estudiando en Estados Unidos, lo que demuestra que en la UAM vamos por el camino correcto”, aseveró.

En la búsqueda de mantener la excelencia, la UAM ofrecerá programas de especialidades en rehabilitación oral, ortodoncia, periodoncia y endodoncia, que permitirá a los odontólogos especializarse en Nicaragua sin tener que salir del país ya que los planes de estudios se han elaborado con referentes internacionales.

Estas especialidades se ofertarán en el nuevo edificio de la Facultad de odontología, donde prevén brindar 30 mil atenciones y 450 cirugías durante el año académico, además de que desarrollarán.

Doctora  Edna Aragón, directora de la Clínica Odontológica de la UAM. Orlando Valenzuela/END

El edificio será inaugurado en 2020 y en total será de 1,751 metros cuadrados distribuidos en dos pisos. Las instalaciones contemplan 50 sillones odontológicos de última generación, de los cuales 30 serán para pregrados y 20 para especialidades, además de dos sillones de quirófanos.

“Esta estructura contará con equipos de radiología de última generación, laboratorios de simulación para las prácticas preclínica, área de esterilización y radiología con los más altos estándares de calidad y bioseguridad”, destacó la Dra. Nidia Roa, decana de la Facultad de Odontología de la UAM.

La decana manifestó que con las nuevas instalaciones se ratifican como el referente académico más importante del país en el área de odontología y en un medio de ayuda a la comunidad en salud bucal, reforzando el sello de servicio público que anima a la universidad.