• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En las zonas afectadas por la falta de lluvias, muchos campesinos han optado por trasladarse a trabajar fuera de sus comunidades o fuera del país en busca de empleo para subsistir, afirmó Blanca Castro, técnica de campo e ingeniera agrónoma de la zona productiva de Estelí y Madriz, quien trabaja con una federación de cooperativas.

“En Somoto y Totogalpa (departamento de Madriz), que son puntos críticos, la gente piensa en irse para El Salvador, Costa Rica u Honduras para los cortes de café, en vez de trabajar su tierras. El problema es que no hay opciones de riego y si no hay lluvia la gente tiene que migrar”.

“También logramos captar que hay algunos que tienen familiares en el extranjero que les envían remesas y otros que son asistidos por organizaciones no gubernamentales que les dan alimentos o paquetes de semillas para volver a producir”, apuntó.

Castro, quien trabaja con la Federación de Cooperativas Para el Desarrollo (Fecodesa) aseguró que en algunos municipios de Madriz y Estelí, las pérdidas de los cultivos de maíz y frijoles fueron de entre el 50% hasta el 100%.

Añadió que los que quedaron con reservas de granos de maíz y frijoles están sembrando de nuevo, pero con mucho riesgo de no cosechar, debido a que los pronósticos advierten que el cierre del invierno puede ser deficitario.

En las zonas afectadas por la falta de lluvias, muchos campesinos han optado por trasladarse a trabajar fuera de sus comunidades o fuera del país. Archivo/END

La agrónoma señaló que trabajan con tres centrales de cooperativas en los municipios de Pueblo Nuevo, Palacagüina, Totogalpa, Somoto, San Lucas y Cusmapa.

Castro manifestó que las lluvias en esa zona para el primer periodo lluvioso fueron por debajo de los 300 milímetros, y además, no fueron bien distribuidas.

De acuerdo con datos suministrados por Manuel Campos, especialista del Centro Humboldt, la norma histórica de precipitaciones para el primer periodo de la temporada lluviosa en el departamento de Madriz es 467 milímetros, es decir, los datos de precipitaciones de Castro indican déficit.

Baja producción

“Tuvimos muchas lluvias en los primeros días de mayo y después se suspendió por más de un mes”, recalcó.

Castro afirmó que eso se unió a una baja producción de cosecha de postrera el año pasado. Con anotaciones en mano, señaló que en 2018 las lluvias ocurrieron únicamente en las primeras semanas de septiembre y la primera semana de octubre, lo que apenas ayudó a sacar algunas producciones.

Aunque no tiene un dato exacto de los campesinos que han buscado trabajo en otros lados por la falta de cosecha, Castro estima que de los 700 productores aglomerados en Fecodesa, un 20% aproximadamente ha tomado esta decisión.

Según un informe del Banco Central sobre migración climática publicado en 2018, para 2050 poco más de 143 millones de personas, o alrededor del 3% de la población de África subsahariana, América Latina y Asia meridional, podría verse obligada a moverse dentro de sus propios países para escapar de los impactos de lenta evolución del cambio climático.

En América Latina, los "migrantes climáticos internos" podrían ser más de 17 millones, lo que representa a 2.6% de la población total de la región. Archivo/END

En América Latina, los "migrantes climáticos internos" podrían ser más de 17 millones, lo que representa a 2.6% de la población total de la región. Los migrantes climáticos pasarán de ser menos viables áreas con menor disponibilidad de agua y productividad de cultivos y de áreas afectadas por el aumento nivel del mar y mareas de tormenta.