Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

La Organización Mundial de la Salud, OMS, registra al año 1.2 millones de muertes por traumas causados por accidentes de tránsito, y entre 20 millones y 50 millones de heridos. Mientras en Nicaragua, de acuerdo con datos oficiales, los traumas por esa causa se han incrementado en un 50 por ciento en 2009.

La OMS advirtió, en su reciente informe sobre la Situación Mundial de la Seguridad Vial, que esos traumas serán la quinta causa de muerte dentro de 21 años en el mundo. Incluso esas muertes estarán por encima de las ocasionadas por VIH-Sida y la tuberculosis.

De acuerdo con la entidad, en 2004 los traumas por accidentes de tránsito ocupaban la novena causa de fallecimientos a nivel mundial. En ese año, la entidad estimó 1.2 millones de muertos por ese motivo, un número similar a los ocasionados por enfermedades transmisibles.

Sin embargo, esa cifra se duplicará para 2030, si no se toman medidas preventivas más efectivas de cara a la seguridad vial. Para entonces, se estima la muerte por año de 2.4 millones de personas por los traumas descritos.

La OMS destaca en el informe que los datos muestran que “ningún país puede cruzarse de brazos y considerar que su trabajo en pro de la seguridad vial ha concluido”.

En su estudio, la entidad menciona que más del 90 por ciento de las víctimas mortales de los accidentes de tránsito que ocurren en el mundo, corresponden a países de bajos y medianos ingresos, que tan sólo tienen el 48 por ciento de los vehículos que se mueven en el planeta.

Segmento joven, el más afectado

Además, señala que cerca de la mitad de personas que fallecen por esa causa, son peatones, ciclistas, pasajeros de transporte público o usuarios de vehículos de motor de dos ruedas. El segmento de población más afectada oscila entre los 5 y 44 años.

Las pérdidas mundiales por traumatismos equivalen a entre el 1 y 3 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, de los países en desarrollo, o sea, más que la cantidad total que esos países reciben en concepto de asistencia para proyectos sociales, aunque a nivel local, no se conocen oficialmente datos al respecto.

En ese contexto, la OMS recomienda a los gobiernos, actualizar los datos y contar con una legislación que impulse la seguridad vial, pues hay países que carecen de estadísticas.

Además, sugirió programas intensivos de educación vial y velar por las instituciones encargadas de la seguridad en las calles y carreteras, de manera que, entre otras cosas, cuenten con los recursos humanos y financieros necesarios para actuar con eficacia.