• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) informó este miércoles de la formación de un sistema de baja presión frente a la costa sureste de México, el cual podría causar fuertes lluvias que desencadenarían inundaciones y deslizamientos de tierra en varios países de Centroamérica, incluido Nicaragua.

“Se está desarrollando un canal alargado de baja presión cerca de la costa de sur y suroeste de México y está produciendo varios grupos de lluvias desorganizadas y tormentas eléctricas”, detalla el NHC.

Según el Centro Nacional de Huracanes, el fenómeno podría convertirse en depresión tropical este fin de semana.

El sistema de baja presión podría convertirse en depresión tropical / Cortesía  “Se espera un mínimo formar a lo largo de este canal durante los próximos días y es probable que se convierta en una depresión tropical durante el fin de semana o inicios de la próxima semana, mientras se mueve hacia el noroeste, cerca de las costas sur y suroeste de México”, detalla el NHC.

El fenómeno tiene una probabilidad de 30% de formación ciclónica en las próximas 48 horas y para los próximos cinco días las probabilidades son muy altas: más del 80%, según el reporte del NHC.

De acuerdo con la advertencia publicada este jueves en el sitio web del Centro Nacional de Huracanes este fenómeno además de causar fuertes lluvias y tormentas eléctricas podría producir inundaciones y deslizamientos de tierra.

“Independientemente del desarrollo, es probable que a lo largo de las costas del Pacífico de Centroamérica y el sur y suroeste de México haya inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra”, advierte el NHC.

De acuerdo con informes del Centro Nacional de Huracanes, históricamente entre septiembre y octubre es la fecha en el que se registran más fenómenos ciclónicos.

Septiembre y octubre también son los meses en los cuales se producen mayores riesgos con las precipitaciones en Nicaragua, según el Centro Humboldt.

Durante estos dos meses en Nicaragua han ocurrido los huracanes más fuertes y mortíferos en la historia de los registros, entre ellos Félix, en 2007, y el Mitch, en octubre de 1998, el cual causó miles de muertes y el deslave del volcán Casita, en Chinandega.