•  |
  •  |
  • END

El secretario de la Asociación de Nacional de Educación, Anden, José Antonio Zepeda insistió que los maestros de las escuelas católicas subvencionadas sean pagados por cheques fiscales, para evitar el atraso en el salario. Sin embargo, el Vicario de Educación, monseñor Eyleen Castro, afirmó que prefieren cerrar escuelas antes de aceptar esa condición.

El sindicalista expresó que los colegios confesionales reciben alrededor de dos millones de córdobas mensuales, del presupuesto de la República, e insistió que los sacerdotes son los que deciden cómo invertirlos en los centros católicos.

Zepeda explicó que el retraso en el pago a los colegios católicos subvencionados se debe a que se desembolsan vía transferencia, y la Conferencia Episcopal decide cómo serán utilizados, de manera discrecional.

“Como sindicatos estamos conscientes de que en estos centros hay atraso en el pago de salarios, que hay diversos problemas, pero quien debe decidir es la Conferencia Episcopal, a que se les pague a los educadores por cheque fiscal”, dijo el dirigente de Anden.

Tienen derecho a divertirse

Otra de las inquietudes planteadas por monseñor Castro, es que los maestros pagados por el Estado, “algunos son irresponsables, toman licor, son faltones y problemáticos.”

Zepeda expresó que “los maestros son seres humanos, al igual que todos tienen derecho a divertirse y al sano esparcimiento. Además, si van a una escuela pública están consciente de que es laica, pero si están en una religiosa, se deben someter al reglamento interno.”

Además, dijo que los maestros que incumplan esos reglamentos deben ser llevados a la Comisión de Carrera Docente, donde se presentan las pruebas y se ponen las sanciones establecidas en la Ley.