•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno de El Salvador decretó hoy alerta verde a nivel nacional por los fuertes vientos que afectan desde anoche al país, por un frente frío, los cuales han dañado a al menos cien viviendas y obligado a evacuar a 40 familias.

Fuentes oficiales han confirmado que hasta ahora no se han registrado víctimas, sólo daños materiales.

La Dirección de Protección Civil informó, en un comunicado, de que la alerta verde implica que instituciones gubernamentales y organismos de socorro estén pendientes para proceder a la atención de cualquier emergencia.

Con la medida se restringe la salida de embarcaciones artesanales que se dedican a la pesca o actividades turísticas en toda la costera del país (Pacífico).

El comunicado oficial expresa que "ante la presencia de un Frente Frío en todo el territorio nacional que ha provocado un incremento en la velocidad de los vientos y daños materiales en varios sectores del territorio, el Sistema Nacional de Protección Civil decreta alerta verde a nivel nacional".

Explica que esta situación "ha provocado vientos de hasta 50 kilómetros por hora en la zona costera, imposibilitando el manejo de las embarcaciones artesanales, por lo que se restringe la salida de éstas como disposición preventiva debido a que el oleaje supera los 4 metros".

Según el informe, la incidencia del frente frío, que procede de EEUU, se prevé para las próximas 72 horas en el país.

Protección Civil pide a la población atender las recomendaciones, entre ellas mantener abrigados a niños y ancianos debido a que la bajada de temperaturas podría generar enfermedades respiratorias.

Asimismo, no permanecer cerca de rótulos o árboles frondoso, ya que en las últimas horas muchos de ellos han colapsado tanto en carreteras como poblaciones, lo cual ha provocado cortes de energía eléctrica y dificultades en el tráfico.

En las últimas horas al menos cien viviendas, la mayoría en las poblaciones de Juyúa y Nahuizalco, en el departamento occidental de Sonsonate, han resultado dañadas por los fuertes vientos, principalmente por la voladura de los techos.

El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, confirmó la evacuación de 40 familias en Juyúa, situada a 74 kilómetros de San Salvador, a quienes ofreció ayuda de inmediato.

Varias poblaciones del interior del país se encuentran sin agua ni energía eléctrica, debido a que muchos árboles han sido derribados por los vientos y han caído sobre el tendido de cables.