•  |
  •  |

El principal líder liberal disidente de Nicaragua, Eduardo Montalegre, afirmó hoy que un fiscal de su país solicitó levantar el sigilo bancario en sus cuentas basado "en una ley que no existe".

Montealegre, diputado y líder de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN-PC), en declaraciones a la prensa aseguró que el fiscal auxiliar, Armando José Juárez, solicitó el miércoles el levantamiento del sigilo bancario en sus cuentas y las de los ex directivos del Banco Central de Nicaragua (BCN) Gilberto Cuadra y Mario Alonso.

El fiscal hizo la solicitud a la Superintendencia de Bancos de Nicaragua (SBN) basado en una orden emitida por el Juez Quinto de Distrito de lo Penal de Audiencias, Julio César Arias, para investigar el escándalo de los Certificados Negociables de Inversión (CENIS).

Montealegre sostuvo hoy que la Ley 314 (Ley General de Bancos de Nicaragua) publicada en La Gaceta el 20 de octubre de 1999, invocada por el fiscal auxiliar y el juez, fue derogada por la Ley 561 publicada el 30 de noviembre de 2005.

"Por lo tanto el fiscal auxiliar, Armando José Juárez, y el Juez Quinto de Distrito de lo Penal de Audiencias de Managua, se basaron en una ley que no existe para solicitar el levantamiento del sigilo bancario en mis cuentas y las de otras dos personas", dijo el político opositor al gobierno de Daniel Ortega.

"Eso no es aceptable y por eso hoy entregué una carta a la Superintendencia de Bancos de Nicaragua (SBN) y copia a gerentes de los bancos del país", agregó el líder parlamentario liberal disidente.

"La referida providencia del Juez Quinto es nula de toda nulidad absoluta por estar sustentada en una ley que no existe y por tanto no se puede dar cumplimiento a esa solicitud judicial", insistió Montealegre.

"Yo no tengo problemas con el asunto del sigilo bancario, pero lo que estoy defendiendo es el estado de derecho. No podemos pedir que se levante el sigilo bancario ya que de lo contrario lo que se estaría haciendo es abrir el sistema bancario a que cualquiera venga a solicitar el sigilo en base a una ley inexistente", anotó.

Según Montealegre, "ello significaría que los depositantes de este país estarían totalmente desprotegidos porque si se ejecuta (levanta) el sigilo hasta ahí llegará el sistema financiero de Nicaragua".

El dirigente opositor advirtió que en la nueva ley general de banco existen penas claras para los que revelen información financiera de cualquier depositante, cuando no hay autorización para ello.

Los CENIS fueron autorizados por el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002) y ejecutados por el ex presidente del Banco Central de Nicaragua Noel Ramírez, en 2001, tras la quiebra fraudulenta de cuatro bancos que dejó un agujero financiero de 350 a 400 millones de dólares.

La emisión de esos CENIS, por 5.000 millones de córdobas (268,3 millones de dólares), fue hecha para "salvar" el sistema financiero nacional ante el pánico por la quiebra de cuatro bancos, según las autoridades de entonces.

Durante el Gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007) esos bonos fueron renegociados y además se hizo una re-clasificación de las carteras de los bancos comerciales que fueron intervenidos y cerrados por las autoridades entre el 7 de agosto de 2000 y el 5 de agosto de 2001 y una subasta de sus activos.