Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Previo a la toma de Radio La Ley, en Sébaco, Orlando Castillo, titular del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), había firmado la cancelación de licencias de tres radioemisoras y de un canal de televisión en menos de 28 meses de gestión, además de denegar la renovación del permiso de una empresa servidora de televisión por cable.

La primera cancelación le llegó a Abelina Reyes Monjarretz, quien era titular de la licencia número LIC-2005-RDSFM-008, con la cual operaba Radio Fiesta Stereo en Chinandega, en la frecuencia 94.1 de la frecuencia modulada (FM).

Para eso, Castillo firmó la resolución administrativa 003-2007, el 24 de julio de 2007, donde explica que dicha cancelación la emite “por violación al artículo 32 de la Ley General de Telecomunicaciones y Servicios Postales”, el cual reza: “En ningún caso se podrá vender, ceder, hipotecar o, en manera alguna, gravar o transferir la concesión, licencia, permisos y autorizaciones y los derechos en ellos conferidos”.

Canal UHF

José Martín Madriz Esquivel fue el segundo. Recibió su notificación el siete de marzo de 2008, donde se le informa mediante la resolución 053-2008, que se le cancela la licencia número LIC-2006-TVAUHF-006, que estaba vigente hasta 2011 para prestar el servicio de televisión en frecuencia ultra alta (UHF) en el canal 41, con cobertura en Managua, Masaya, Carazo y Granada.

Esta vez, Castillo no justifica dicha cancelación en la resolución emitida, pero ordena a Madriz Esquivel “cesar en forma inmediata y definitiva las transmisiones… bajo el apercibimiento de que si no lo hace se procederá en el término de 48 horas a efectuar el cierre definitivo, auxiliándose esta Autoridad Reguladora de la fuerza pública”.

Dos meses después le tocó el turno a Trinidad Germán Alfaro Ocampo, quien fue notificado mediante la Resolución Administrativa número 162-2008. Era el titular de la licencia LIC-2000-RDS-004, con la cual operaba Radio Matagalpa en la frecuencia 101.3 de la FM.

El 16 de mayo de 2008, Castillo le informó la cancelación de ese título, porque dicha radioemisora estaba “fuera del aire” desde el 21 de julio de 2006, y porque la licencia “se encuentra vencida desde el 30 de enero de 2003”.

Cinco meses después, el 23 de octubre de 2008, Castillo emite otra resolución parecida, cuyo número es 599-2008. Esta vez cancela la licencia LIC-2003-RDS-039, con la cual José Antonio Flores Gómez operaba en Corinto la estación “Radio Stereo Mar”, en la frecuencia 102.1 FM.

No deja claras las causas en este documento, pero le advierte a Flores Gómez que debe cancelar las tasas anuales que debe por haber tenido esa licencia entre los años 2004 y 2007, que en total suma seis mil 939 córdobas con 18 centavos.

Una denegación

El pasado cuatro de mayo, Castillo emitió otra cancelación más, pero esta vez bajo la figura de “denegación” de renovación de licencia, lo que afectó a Videll Negocios Diversos S.A. (Vinedirsa), una pequeña empresa de televisión por cable que ofrecía sus servicios en Masaya, Granada y los municipios de Catarina y Niquinohomo.

A las dos y cuarenta de la tarde de esa fecha, el apoderado legal de Vinedirsa, Braulio Augusto Vargas Espinoza, recibió la notificación de Castillo, quien le expresa que “no ha lugar” porque dicho título “venció el 30 de enero de 2006, quedando definitivamente cancelada”.

Todas estas resoluciones están en poder de EL NUEVO DIARIO, y algunos de los afectados evitaron brindar su versión por temor a represalias, ya que son titulares de otras licencias o permisos.