•  |
  •  |
  • END

Un pequeño busto con signos de deterioro, de Vladimir Ilich Lenin, sirve de tranca en la puerta de una oficina gubernamental. Los empleados de Correos de Nicaragua, en Altamira, ocupan la figura del dirigente revolucionario y líder bolchevique para tal fin, a pesar de algunas loas que todavía le hace el presidente Ortega cuando se acuerda de la Revolución de Octubre.

EL NUEV O DIARIO confirmó in situ una vez más el irrespeto hacia los monumentos en este país, y que no viene sólo de parte de los vándalos que se roban sus placas, para luego irlas a vender a una chatarrera.

La última víctima del vandalismo fue el busto de Casimiro Sotelo, inaugurado hace apenas dos meses. El Director de Patrimonio Histórico Municipal, Roberto Sánchez, denunció que se trata de una banda organizada, pues existen 103 monumentos en la capital, y la mayoría están deteriorados.

Sánchez agregó que en este caso llegaron cuatro sujetos, y amedrentaron al celador.

Robos afectan negocios
Miguel García, quien tiene siete años de vender placas talladas en aluminio, bronce y mármol, expresó ayer que estos robos están afectando este negocio.

Por ejemplo, una placa de aluminio de 18 x 20 cuesta mil 800 córdobas, pero la gente ya casi no busca este tipo de producto, porque saben que se las van a robar, prefieren el mármol, cuyo precio es mucho más bajo.

Muchos menos van a buscar una placa de bronce, cuando la pulgada cuadrada cuesta 22 córdobas.

“La mayoría las hacemos de mármol, es que el aluminio mucho lo andan siguiendo. Esta robadera de las placas nos ha afectado. Fijate que la vez pasada un monumento ahí en San Judas lo volvieron a inaugurar, y aquí le hicimos la placa, y se la habían robado”, dijo.

La Policía sostiene que aparentemente se trata de acciones individuales, según los casos con los que se han topado, y no de una banda organizada.

Precios irrisorios
Las chatarreras se han multiplicado en la capital. Por ejemplo, de donde fue el Banco Popular, una cuadra al sur, una arriba, casi todas las viviendas se dedican a la compra de bronce, cobre, aluminio, hierro.

Los precios son irrisorios, como para pensar de que se trata de una banda encargada de pillar los monumentos.

La libra de bronce cuesta 22 córdobas, el metal más preciado es el 40, por el cual pagan 40, ahí el aluminio cuesta nueve, y 120 el quintal de hierro. Estos precios oscilan en casi todas las chatarreras.

Chatarra 4 jpg
Frank Cortés
Las personas que se dedican al negocio de las placas aseguran que los robos los están afectando, porque la gente ahora sólo pide de mármol, cuyo precio es un poco más bajo y no se las roban.

Chatarra 2 jpg
Frank Cortés
Supuestamente es a las chatarreras que van a parar todas las placas robadas.