Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Un juez suplente de los juzgados de ejecución de sentencia y vigilancia penitenciaria está en graves problemas, porque aunque su hija adoptiva de 18 años supuestamente desistió de seguirlo acusando por violación, la Fiscalía decidió ayer seguir impulsando la acción, dado que la víctima dijo que ella no ha firmado desistimiento alguno, sino un documento en blanco que le presentaron “para ayudar a un hermano”.

El juicio se está ventilando en el Juzgado Noveno Penal de Juicios de Managua, pero pese a los escabrosos detalles que contiene el libelo acusatorio y las pruebas que el Ministerio Público aportó para ir a juicio y probar el delito, el juez suplente acusado no ha sido suspendido en el cargo por la Corte Suprema de Justicia.

El acusado es el abogado de iniciales C.J.M.E., de 45 años, quien supuestamente empezó a manosear a su hija adoptiva desde que tenía ocho años, porque éste dormía con la niña, debido a que la madre adoptiva de la misma, no le permitía a él dormir con ella en su cuarto.

El escrito acusatorio señala que el sujeto se hacía el enfermo para no ir a trabajar y quedarse con la menor, a quien obligaba a practicar todo tipo de aberraciones por la fuerza.

Chantaje sentimental

La niña, según la Fiscalía, nunca dijo nada por temor a que no le creyeran, pero a los once años le contó su calvario a una compañera de clases; el imputado al enterarse la obligó a retractarse de todo lo que había dicho y para lograrlo chantajeó a la menor diciéndole: “Vos estás en esta casa por mí. porque sólo yo te quiero, recordá que sos adoptada y tu madre adoptiva no te quiere”.

Cuando la víctima inició sus estudios en un colegio privado de Managua y su padre adoptivo empezó a trabajar en una oficina de leyes en su propia casa, los abusos se limitaron a los fines de semana.

Violación consumada

En junio de 2007, cuando la víctima ya tenía 16 años, se quedó a solas con su padre adoptivo en la casa, éste se fingió enfermo para invadir el baño donde estaba la jovencita, la sometió a todo tipo de aberraciones y finalmente consumó la violación.

La jovencita rompió el silencio y dio a conocer por medio de cartas a su profesor guía, un sacerdote del colegio privado, todo lo que estaba viviendo, éste a su vez se lo comunicó a la madre adoptiva, quien echó de su casa al juez suplente, lo que no evitó que el 15 de noviembre de 2007 la jovencita abusada intentara suicidarse por el trauma que le provocó todo lo que vivió.

Totalmente traumatizada

La jovencita, explica la acusación, estuvo internada diez días en el Hospital “Lenín Fonseca” y en el Hospital Siquiátrico Nacional.

El 24 de noviembre de 2007, la madre de la jovencita denunció el caso en el Distrito Uno de Policía, luego la Fiscalía acusó el caso, pero pese a todas las pruebas, el juez de audiencia enterado de estos actos bochornosos, decidió decretarle a su colega juez medidas alternas a la prisión.

El juicio oral estaba previsto para celebrarse este martes, pero como no hubo quórum, la vista quedó programada para el 20 de agosto de 2009.

La fiscal Martha Landero comentó que probarán los hechos con un dictamen que señala que la menor no es virgen desde hace tiempo, además, tiene trastorno postraumático y requiere manejo siquiátrico.

El juez suplente acusado comentó días atrás al ser abordado por EL NUEVO DIARIO en los pasillos judiciales, que el juicio estaba donde debía estar, y dijo que toda la acusación derivó de un problema conyugal con su mujer.