•  |
  •  |
  • END

Las autoridades policiales no sólo dieron por esclarecido el incidente donde salió herido en el cuello por refilón de bala el Procurador General de la República, Hernán Estrada, el pasado 6 de abril, sino que confirmaron que el hecho se trata de un robo y no de un atentado político.

En conferencia de prensa, la comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, dijo que el caso fue esclarecido con la captura de Wilson Isaac Granados Aráuz, de 23 años, en los alrededores del barrio “Jorge Dimitrov”. A Granados, la Policía le ocupó una pistola nueve milímetros con el número de serie borrado, cuyos casquillos, al ser cotejados, coincidieron con el ocupado en la escena del hecho, en el caso del procurador Estrada. La comisionada Zavala reiteró que las pruebas recopiladas durante las investigaciones que se extendieron durante más de dos meses, indican que lo sucedido al procurador Estrada se trata de un robo con intimidación y no de un atentado.

“Las evidencias y las investigaciones eso nos indican”, respondió la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, DAJ, al ser preguntada por los periodistas si lo sucedido al procurador Estrada se trata de un hecho delictivo más.

Además, la Policía le ocupó a Granados una motocicleta roja, marca UN 200, placa M 11033. A Granados la Policía también le atribuye la autoría del robo donde salió herido en una pierna Luis Manuel Vivas García, de 64 años, quien semanas después del atraco falleció.

Como parte de las investigaciones que se extendieron más de dos meses, la Policía revisó un mil 200 pistolas calibres nueve milímetros, de las cuales decomisó 180 porque eran portadas de manera ilegal.

Según las pesquisas policiales, en el robo con intimidación contra el procurador Estrada también participó Jairo Antonio Lacayo Flores, de 32 años, quien está prófugo de la justicia. Éste posee múltiples antecedentes por robo con fuerza.