Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

El secuestro de un estudiante de la Universidad Americana, registrado el pasado lunes, es una expresión gráfica que confirma que en el país está operando el crimen organizado, expresó Javier Meléndez, Director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, quien mostró su preocupación porque a su criterio, las autoridades gubernamentales y policiales están subvalorando la dimensión de esos grupos en el país.

Para el investigador social, el secuestro del joven universitario es tema de seguridad. “Es dramático, en tanto da una señal que ya hay grupos que se dedican a rastrear y monitorear a sus víctimas”, señaló.

Meléndez enumeró debilidades que vuelven permeable al país frente al crimen organizado.

“Se está dando una situación donde las instituciones tienen recursos muy limitados, son deficitarias ante las constantes denuncias de delito, violencia, y ahora el secuestro”, argumentó.

A criterio de Meléndez, el crimen organizado “está sacando ventaja y aprovechándose de las condiciones vulnerables de seguridad que antes eran envidiables”.

Recordó que Nicaragua era uno de los pocos países donde el concepto de agentes de seguridad privada no existía.

Participación de uniformados

Añadió que un elemento que preocupa aún más, es la participación en el crimen organizado de ex militares y policías que han sido atraídos a componer las células debido a sus destrezas.

“Ese es un problema que tiene toda Centroamérica. Hay evidencia de la participación de ex agentes policiales y militares, sobre todo en Guatemala, Honduras y El Salvador”.

Testigos de la retención violenta del joven universitario, describen que los dos plagiarios que llegaron en vehículos de lujo, vestían uniformes policiales. Y aunque oficialmente no se ha confirmado la participación de uniformados en el secuestro, la destreza mostrada en la acción, refleja amplio conocimiento militar.

Según el especialista en temas de seguridad, la crisis social que vive el país se deriva en que ex agentes del orden no tienen opciones, y lo “único que les queda es recurrir a este tipo de acciones, que terminan violentando la seguridad de las personas”.

Tema de la sociedad

A criterio de Meléndez, el tema de la seguridad debe ser responsabilidad de todos, y las autoridades del orden público deberían dar la oportunidad a la población organizada a “tener un diálogo abierto y transparente sobre el tema de seguridad”.

Una tesis de Meléndez indica que es vital la participación de la comunidad en la búsqueda de solución a los problemas de seguridad. “Ser críticos, vigilantes de cómo las instituciones están trabajando la seguridad en el país”.

Añadió que si el problema de seguridad no es discutido con la comunidad, se corre el peligro de que la gente se acostumbre a vivir con esos fenómenos.

Subvaloran problema

Rechazó que el secuestro del estudiante universitario se califique como hecho aislado. “Ese discurso debe estar respaldado con acciones concretas que demuestren que realmente es un caso aislado”.

Señaló, además, que los robos millonarios ocurridos en los últimos meses demuestran que hay una situación latente, y “en marcha la masificación de las manifestaciones del crimen organizado en el país”.