Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

La internet y los celulares se han convertido en armas de doble filo en las escuelas del país. Las nuevas tecnologías están siendo mal empleadas por los colegiales, pues algunos plagian trabajos, interrumpen las clases con llamadas y chat, pero sobre todo les dan mal uso en la búsqueda de pornografía.

El profesor José Siero dijo que no existe un control de parte de los padres, pues dejan en manos del maestro la responsabilidad de educar a los hijos.

“Es lamentable que veamos cosas como drogadicción, alcoholismos en los mismos estudiantes. Algunas jóvenes utilizan un vocabulario soez, y no les da pena ponerse sobrenombres con peyorativos sexuales. El día de reunión de padres, pocos son los que llegan para saber cómo van sus hijos, y eso aumenta en la secundaria”, dijo el docente.

Mensajes no adecuados

Los celulares se han convertido un problema en las escuelas, dijo Siero, pues ahora los jóvenes pueden descargar imágenes y videos con contenido sexual. Comentó que la situación que se dio en Jinotega, donde estudiantes ya eran parte de los cortos pornográficos en los celulares, también se da en las escuelas capitalinas. “¿Pero, quién controla esto?”, cuestionó el maestro.

El ministro de Educación, Miguel de Castilla dijo desconocer el caso, y afirmó que investigarán en la escuela donde ocurrió el hecho.

“Ahora vemos los cartelones, e incluso lugares de este tipo (night club) cerca de las escuelas, y eso es una gran falla. También se deben quitar las cantinas…, y para eso vamos a ponernos en contacto con la Policía Nacional”, dijo el titular del Mined.

Educar con valores

Jorge Mendoza, enlace del Foro de Educación y Desarrollo Humano, FEDH, dijo que hay que educar con valores, tanto en la escuela como en el hogar.

“Se necesita una enfoque en valores, pero a toda la sociedad, pues la industria del sexo invierte millones para llamar la atención.

Es lamentable que empresas que no venden el servicio de entretenimiento para adultos, lo que hagan es promover ofertas a través de contenido erótico, que afecten la dignidad de los niñez, adolescentes y la mujeres”, expresó Mendoza.