•  |
  •  |
  • END

Proteger los más de diez millones de metros cúbicos de madera que tumbó el huracán Félix en septiembre pasado, será la prioridad para el Instituto Nacional Forestal, Inafor, durante este verano.

Así lo manifestó el director general de esa institución, William Schwartz, quien agregó que ya se han conformado 333 brigadas contra incendios, de las cuales sólo hay 90 equipadas, y hay 15 brigadas más del Ejército de Nicaragua.

“Lo que más me preocupa son los incendios forestales, por eso estamos trabajando de forma paralela en planes para sacar la madera, pero a la vez para darle la protección que requiere porque urge sacar la madera de donde se encuentra, porque la misma es el combustible, y un incendio allí no sólo significa la quema de madera, sino destrucción del ecosistema, y pone en grave riesgo a las comunidades que habitan esos territorios”, dijo el licenciado Schwartz.

Prevención
También el director del Inafor comentó que se está realizando en las comunidades, por medio de las radios comunitarias y repetidoras, labor de prevención de incendios, pues no existe en el país capacidad instalada para hacerle frente a un incendio de gran magnitud.

“Tenemos repetidoras de radio, sistemas de comunicación con walkie talkie, pues lo más importante para nosotros es prevenir un incendio antes que combatirlo, no hay capacidad para frenar un incendio”, dijo.

Aserríos en camino
Cinco aserríos serán colocados este mes en las comunidades indígenas para que los seis millones de metros cúbicos de madera que están accesibles sean aprovechados en la construcción de viviendas. Junto a los aserríos se instalaran también talleres de carpintería y ebanistería, a fin de proporcionarle a la población la oportunidad de realizar en su propia comunidad la transformación de la madera.

“Nosotros no abandonamos la idea de la forestería comunitaria, que es que los comunitarios sean los beneficiados en toda la cadena productiva del recurso forestal; tanto los aserríos como los talleres serán ubicados en lugares claves para beneficiar a las comunidades. Nuestra intención es que la madera se coloque en patios de todo tiempo a fin de que se aproveche para la reconstrucción y comercialización y no se dañe cuando llueva”, afirmó Schwartz.

Aunque el titular del Inafor dijo desconocer la cantidad de madera que ya ha sido aprovechada para construir casas, manifestó que en algunas comunidades donde se distribuyeron catorce motosierras, algunas familias ya han puesto en pie sus hogares con el apoyo de iglesias como la Morava, Maranatha y algunas organizaciones internacionales.

“Estamos en vías de comprar otros nueve aserríos, con esto sumaríamos 14 de los 30 que se nos informó serían necesarios para levantar la madera; esto ha sido esfuerzo propio del Inafor, en el cual se han invertido 14 millones de córdobas sólo en maquinaria. Hay organismos interesados en ayudarnos con el trabajo a realizar, como AID --a través de Rainforest Alliance--, la FAO y la Embajada de Dinamarca, entre otros, por medio de la mesa de donantes que fue establecida para ese fin”, expresó Schwartz
Para concluir, dijo que este año se continuará con la Campaña Nacional de Reforestación, que será mucho más agresiva en los territorios devastados por el huracán Félix, mientas seguirá a ritmo normal en el Pacifico del país.

“La Campaña Nacional de Reforestación es un proyecto a largo plazo, de forma que continuaremos con ella este año de acuerdo con las metas que nos habíamos planteado. Tenemos muchas expectativas, pues el año pasado logramos reforestar 14 mil 713 hectáreas, con más de siete millones 949 mil plantas producidas y establecidas”, expresó Schwartz.


Incentivos forestales
Durante el año, el Inafor propondrá que se reforme la Ley de Incentivos Forestales, a fin de beneficiar a los pequeños productores, pues la misma, según el titular del Inafor, sólo favorece a empresas grandes.

También se espera que a finales de octubre de este año se haga entrega oficial del Inventario Forestal, el cual determinará la cantidad de masa boscosa existente en el país, así como las especies preponderantes, las que lo habitan y tipos de suelo.

“Será un inventario completo que nos servirá no sólo a nosotros, sino a otras instituciones como el Instituto de Desarrollo Rural, al Ministerio de Ambiente, al Instituto de la Vivienda y al Instituto de Estudios Territoriales, para hacer planes de desarrollo y crecimiento para Nicaragua”, afirmo el licenciado Schwartz.