Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, envió a la Asamblea Nacional con carácter de urgencia la iniciativa de decreto de ratificación del Banco del Alba, Balba, cuyo artículo 29 del Convenio Constitutivo establece la inmunidad de los bienes y activos del banco, señalando que “los bienes y demás activos del Balba, dondequiera que se hallaren y quienquiera que los tuviere, serán considerados como propiedad pública internacional y gozarán de inmunidad con respecto a cualquier forma de aprehensión o enajenación forzosa por acción ejecutiva o legislativa”.

El artículo uno del Convenio Constitutivo define al Balba como “un organismo de Derecho Internacional Público de carácter financiero y con personalidad jurídica propia”.

Borran Superintendencia

La disposición del artículo 29 pasa por encima de la Constitución Política de Nicaragua, la cual estipula y limita el ámbito de aplicaciones de las inmunidades. Pero, además, el artículo 30 del Convenio Constitutivo del Balba, firmado en Caracas, Venezuela, el cinco de noviembre de 2008, establece que “los archivos del Balba son inviolables”; mientras que el artículo siguiente señala que “cada país miembro (del Balba) concederá a las comunicaciones oficiales del Balba el mismo tratamiento que otorga a las comunicaciones oficiales de los demás países miembros”.

El convenio, en su artículo 32, otorga al Balba privilegios tributarios y así se estipula que “el Balba, sus ingresos, bienes y otros activos, lo mismo que las operaciones y transacciones que efectúe en cumplimiento de su objeto, estarán exentos de toda clase de gravámenes tributarios y derechos aduaneros, para lo cual, cada uno de los países miembros deberá tramitar dichas exenciones conforme con sus respectivos ordenamientos jurídicos”.

El segundo párrafo señala que “los sueldos y honorarios que el Balba abone a sus directores, funcionarios y empleados que no fueren ciudadanos o nacionales del país donde el Balba tenga su sede, subsedes, sucursales, agencias u oficinas de representación, estarán exentos de impuestos”.

La última parte de este artículo establece que “los Estados titulares de acciones Clase ‘A’, no impondrán tributos de ningún tipo sobre las obligaciones o valores que emita o garantice el Balba; (así como) los dividendos o intereses de los préstamos u otras operaciones de crédito que el Balba otorgue”.

Inmunidades y privilegios personales

Por otra parte, contraviniendo la Constitución Política, el artículo 33 del Convenio Constitutivo otorga inmunidades y privilegios a los funcionarios y empleados del Balba. “Los directores, funcionarios y empleados del Balba, gozarán de inmunidad respecto de procesos judiciales y administrativos relativos a los actos realizados por ellos en su carácter de tales, salvo que el Balba renuncie a dicha inmunidad justificadamente”, se lee en el punto 1.1 del artículo 33.

El punto 1.2 del mismo artículo establece que “cuando no fueren nacionales de los países en que presten sus servicios, las mismas inmunidades respecto de restricciones de inmigración, requisitos de registro de extranjeros y obligaciones de servicio militar y las mismas facilidades respecto a disposiciones cambiarias que el país conceda a los directores, funcionarios y empleados de rango compatible de otros Estados, sean o no accionistas del Balba”.

Además, se estipula que “los mismos privilegios respecto a facilidades de viaje que los países miembros otorguen a los directores, funcionarios y empleados de rango comparable de otros miembros del Balba”.

El artículo 33 también establece que “los países miembros adoptarán, de acuerdo con el régimen jurídico interno de cada uno de ellos, las disposiciones que fueren necesarias a fin de hacer efectivas las inmunidades, exenciones y privilegios enunciados en este capítulo del Convenio”.

No son enjuiciables

En el artículo 36 del convenio se establece que el Banco del Alba “gozará de inmunidad en cuanto a toda clase de procedimientos judiciales, salvo en los casos surgidos o en conexión con el ejercicio de sus funciones de intermediación financiera, de garantía de obligaciones o cuando expresamente renuncie a la inmunidad de jurisdicción”.

“En los casos contenidos en la excepción del primer párrafo, solamente se podrá entablar acciones judiciales contra el Balba ante un tribunal de jurisdicción competente en el territorio de un Estado accionista titular de acciones Clase ‘A’”, se lee en el segundo párrafo del artículo 36.

Además, “los países miembros no podrán entablar ninguna acción judicial contra el Balba y solo podrán hacer valer sus derechos mediante los procedimientos especiales para dirimir controversias que se establecen en este Convenio Constitutivo o que en el futuro se definan”.

Venezuela se garantiza presidencia

En el artículo 38, Venezuela se garantiza el primer período presidencial del Banco del Alba, pues en él se señala que “el nombramiento del Presidente del Consejo Ministerial (máxima autoridad de la entidad) para el primer período recaerá en el miembro venezolano, quien comenzará por vía de excepción el ciclo…”.

“En el supuesto que sólo dos accionistas titulares de acciones Clase ‘A’ suscriban acciones y mientras dure dicha circunstancia, podrán designar cada uno de ellos tres directores titulares e igual número de suplentes. En el supuesto que tres accionistas titulares de acciones Clase ‘A’ suscriban acciones y mientras dure dicha circunstancia, podrán designar cada uno de ellos, dos directores titulares e igual número de suplentes”, se lee en el acápite 2 del artículo 38.