•  |
  •  |
  • END

NANDAIME

Todavía estaba “tibia” la sangre de Norberto Garay, alias “Kalimán”, asesinado en la puerta de su casa en Granada, cuando otro sicario desde un vehículo en marcha, sobre la Carretera Panamericana Sur, rafagueó la noche del jueves la camioneta donde viajaba el ex policía José de Jesús Herrera Hernández, de 47 años, quien murió la madrugada del viernes en el hospital de esa ciudad.


Herrera recibió siete de los 36 impactos de bala que perforaron la carrocería de la camioneta Nissan plateada 126 765, donde también viajaba Santos Ronaldo Duarte Blanco, de 46 años, quien aún está con vida en un hospital capitalino en estado delicado.


Este crimen, al igual que el perpetrado contra “Kalimán”, podría tratarse de una “pasada de cuentas”, según las primeras investigaciones hecha por la Policía en Granada.


El subcomisionado Alonso Carrillo, vocero de la Policía granadina, dijo que la camioneta en que viajaban Herrera y Duarte, fue rafagueada desde otra en marcha, cuando pasaba por el lugar conocido como “Casa de Piedra”, en el kilómetro 74 y medio de la Carretera Panamericana Sur, en el trayecto entre Nandaime y Rivas.


Según la Policía, para la ejecución del crimen los matones utilizaron al menos dos vehículos, pe
Los familiares del también agricultor, expresaron su descontento con el actuar de las autoridades policiales de Granada, porque supuestamente cuando un yerno de Herrera acudió al hospital para saber de su estado médico, le “escurcaron” el vehículo de punta a punta, en busca de droga.


Los parientes de Herrera, abogados de profesión, rechazaron las versiones extraoficiales que vinculan a la víctima con el narcotráfico.


“Eso no es cierto, a nosotros nos han criado con mucha honradez”, aseguró Karina Herrera, hija de la víctima, al referirse a los comentarios que vinculan a su padre con negocios ilícitos.