•  |
  •  |
  • END

El gran maestro y creador del son nica, Camilo Zapata, tuvo un recorrido triunfal, lleno de música, danza y color en todo su esplendor, el cual no varió en el camino al descanso eterno.

Un recibimiento folklórico tuvo el cuerpo de don Camilo en la entrada del cementerio Jardines del Recuerdo, ubicado en Carretera a Ticuantepe, donde el grupo ‘Lo Nuestro’, de Monimbó, danzó y tocó la ‘Danza Negra’ y ‘El solar de Monimbó’, creación que identificará eternamente dentro de la cultura nicaragüense a nuestro inigualable talento nacional.

El colorido se extendió con la danza del grupo Macehuatl, con las creaciones y primeras notas que despuntaron a este gran hombre como patrimonio cultural del son y que podrían caber en cualquier parte del mundo, según lo dijera el mismo Camilo Zapata en vida en el año de 1991, refirió René Jaime, Director del Ballet Folklórico.

Duelo nacional

Por otra parte, el alcalde de Masaya, Félix Trejos, decretó duelo por tres días en ese municipio. “Masaya está de duelo y triste porque ha muerto el creador del son nica y compositor de ‘El Solar de Monimbó’”, expresó. “Para nosotros representa la voz que se va pero que sale de la jaula con su canto, con sus himnos para inmortalizarlos”, mencionó, y agregó que el compositor de grandes piezas será declarado ‘Hijo predilecto de los masayas’ en las próximas sesiones extraordinarias, a razón de la identidad cultural que representaba.

Uno de los cuatro hijo del ‘Rey del Son nica’, Roberto Zapata, dijo sentirse agradecido y maravillado “por la espontaneidad de la gente con el recibimiento, y encantado con la idea de rendirle tributo a un hombre que dedicó su vida a ellos”.

Misa y homenaje para don Camilo
Previo al momento del último adiós para don Camilo, el Teatro Nacional Rubén Darío fue testigo del aprecio y admiración que un mar de orgullosos nicaragüenses sienten hacia nuestro artista. Ahí, reunidos en el mismo luto, artistas y compañías de danza nacionales le rindieron merecido homenaje al insigne artista.

De igual forma, se celebró una fervorosa misa campesina con la interpretación en vivo con la indiscutible y jubilosa voz de Carlos Mejía al lado de Los de Palacagüina y el Coro Nacional. “Clarinero mayor, seguí volando”, externó el cantautor mientras iniciaba la interpretación de la melodía ‘Nicaragua, Nicaragüita’, que al unísono y meciendo lentamente sus cuerpos, entonaron los presentes con el luto asomándose en sus ojos y gargantas.

Luego de que la misa y el recorrido artístico con el féretro de don Camilo presente dieran el último suspiro, los presentes abandonaron la Sala Mayor del Teatro para seguir a la auténtica representación del son nica, hasta su morada final.

Pero los agasajos no paran aquí, pues el director del Instituto de Cultura, INC, Arquitecto Luis Morales Alonso, prometió un museo para el año próximo el que llevará el nombre de Camilo Zapata. ¡Adiós don Camilo Zapata, descanse en paz!