Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

El magistrado Edgar Navas aseguró ayer que el artículo 33 del Convenio Constitutivo del Banco del ALBA (Balba), donde se otorga inmunidad y privilegios a los funcionarios y empleados de esta entidad financiera, atenta contra el principio de igualdad y respecto a otras instituciones financieras del país.

“Las instituciones financieras deben estar en igualdad de condiciones, y eso vendría a crear excepciones de ventajas. Estoy seguro de que en la Asamblea Nacional eso no va a pasar”, expresó el magistrado Navas, miembro del Consejo de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia.

El convenio dice literalmente: “Los directores, funcionarios y empleados del BALBA, gozarán de inmunidad respecto de procesos judiciales y administrativos relativos a los actos realizados por ellos en su carácter de tales, salvo que el BALBA renuncie a dicha inmunidad justificadamente”, se lee en el punto 1.1 del artículo 33.

A este respecto otros estudiosos del derecho aseguran que la inmunidad es derivada del marco constitucional, por tanto ésta (constitución) es la única que otorga inmunidad expresa y limitadamente señalada.

Nada está sobre la Constitución

“Fuera del rango constitucional no hay ninguna otra ley secundaria que esté sobre ésta (Constitución Política de Nicaragua)”, aseguró Guisell Vargas, docente de derecho.

El artículo uno del convenio constitutivo define al Balba como “un organismo de Derecho Internacional Público de carácter financiero y con personalidad jurídica propia”. Además estará integrado por Cuba, Bolivia y Venezuela.

Este Convenio Constitutivo del Banco del ALBA no sólo pretende pasar sobre la Constitución, sino que borra la Superintendencia de Bancos y hasta aspira conceder privilegios tributarios y exoneraciones.

El convenio, en su artículo 32, estipula que “el BALBA, sus ingresos, bienes y otros activos, lo mismo que las operaciones y transacciones que efectúe en cumplimiento de su objeto, estarán exentos de toda clase de gravámenes tributarios y derechos aduaneros, para lo cual, cada uno de los países miembros deberá tramitar dichas exenciones conforme con sus respectivos ordenamientos jurídicos”.

Ni siquiera IR

El segundo párrafo señala que “los sueldos y honorarios que el BALBA abone a sus directores, funcionarios y empleados que no fueren ciudadanos o nacionales del país donde el BALBA tenga su sede, subsedes, sucursales, agencias u oficinas de representación, estarán exentos de impuestos”.

La iniciativa de decreto de ratificación del Banco del ALBA, Balba, fue enviada el viernes pasado por el presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, a la Asamblea Nacional con carácter de urgencia.