• |
  • |
  • END
Corresponsal Costa Rica

“Soy el presidente de Honduras”, sostuvo Manuel Zelaya, quien aún con camisa de dormir, fue acompañado por su homólogo tico, Óscar Arias, en su primera conferencia de prensa, luego que fue sacado abruptamente de su casa por un grupo de militares.

Fue “un brutal golpe a la democracia”, declaró, mientras Arias exhortaba a la comunidad internacional a repudiar el golpe del que fue objeto Zelaya.

El mandatario hondureño expuso que hubo “extorsión, chantaje y secuestro” a mano armada. Que durante los momentos críticos varios hombres encapuchados “con exceso de fuerza brutal”, irrumpieron en su casa, golpeando a su personal, y que le apuntaron con armas de grueso calibre.

Que fue subido a un avión sin un rumbo fijo. “Esto ha sido un exceso de la fuerza brutal, el exceso sin límites que da el poder de tener armas”, reiteró desde Base 2, en el aeropuerto Juan Santamaría, en la provincia de Alajuela y a unos 27 kilómetros de la capital josefina.

“Ambición desmedida”

Zelaya dijo que la situación se originó por la ambición desmedida de un grupo de militares que están atentando contra la democracia y la institucionalidad de su país, por lo que los instó a que rectifiquen por el daño que le hacen a la nación.

Consideró que fue un error de un grupo de las Fuerzas Armadas, quienes según él, han manipulado ciertos hechos, y que el gobierno de Estados Unidos debe aclarar si su “embajador ad honorem tiene algo o no que ver” en los acontecimientos. “Estados Unidos puede evitar este zarpazo a la democracia de Honduras”, declaró.

Respecto al apoyo que ha recibido de otros colegas, informó que el presidente Daniel Ortega, se solidarizó y “puso a disposición el país” por si quiere trasladarse, además que asista a la cumbre del SICA y que “todos los presidentes” le darán el respaldo, porque “no aceptarán a ningún gobierno de facto, espurio”.

No pedirá asilo

Aseguró que no ha pedido ni pedirá asilo político en Costa Rica, y que se encuentra como huésped. “Me han recibido como huésped y con honores. Agradezco hospitalidad de Costa Rica”, sostuvo.

A la vez que confió y aseguró que el pueblo de Honduras “jamás va a aceptar un gobierno surgido de la usurpación y golpe”. Recalcó que fue “secuestrado y expulsado” ilegalmente, y que las instituciones del Estado deben garantizar el retorno de quien fue electo por las urnas, sin embargo, no precisó cuándo podría retornar a su país.

En tanto, su colega costarricense Oscar Arias exteriorizó su “repudio” a los hechos, estimando que es un retroceso a la democracia y que demuestra la fragilidad y vulnerabilidad de las instituciones no sólo en Honduras, sino en el Hemisferio.

Arias lamentó que el golpe sea “aplaudido” por civiles y organizaciones de la sociedad. “Nada más quisiera compartir con ustedes el repudio de mi gobierno a este golpe de Estado. Como lo ha dicho el presidente Zelaya, es un retroceso lamentable no sólo para la democracia hondureña, sino para todas las democracias del hemisferio”, comentó en la conferencia el mandatario costarricense.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni