• |
  • |
  • END

Diversas organizaciones de la sociedad civil condenaron el golpe de Estado perpetrado por militares y civiles en Honduras, considerando que se trata de una agresión que pone en riesgo tanto a ese país como a la incipiente democracia latinoamericana.

La Coordinadora Civil calificó de “flagrante” lo ocurrido en Tegucigalpa, y llamó a restituir los derechos de orden constitucional y a prevenir a toda costa el derramamiento de sangre del pueblo hondureño.

Luisa Molina, enlace de la Coordinadora Civil, también mostró la solidaridad de los organismos de la sociedad civil nicaragüense con las “fuerzas sociales que luchan por los derechos del pueblo a participar en la toma de decisiones para el desarrollo del país”.

“Desde el enfoque de respeto a los derechos humanos, consideramos que toda acción que no reconozca la seguridad y el derecho de la ciudadanía, a vivir en paz, no puede ser reconocida”, señala un comunicado hecho público por la Coordinadora Civil.

La Coordinadora también demandó la no manipulación de los derechos constitucionales de los pueblos a partir de intereses económicos, políticos, partidarios que no favorecen a éstos.

Apoyar democracia

Igualmente, llamó a los pueblos latinoamericanos y a los movimientos sociales a manifestar con claridad su compromiso de apoyar el proceso democrático hondureño.

“Es un precedente que demuestra un retroceso en la historia política de la región, donde los fraudes electorales, el afán continuista de los gobernantes y los golpes de Estado, eran parte del triste pasado de nuestros pueblos”, señala por su parte el comunicado del Cenidh.

Destituir a la fuerza al Presidente de una nación “violenta los derechos políticos, la institucionalidad y la democracia”, señala el pronunciamiento del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Para el Cenidh, las diferencias y desacuerdos políticos deben respetar de “manera absoluta los derechos humanos y la institucionalidad democrática del país”, y se pronunció a favor de la negociación como único medio para restablecer la paz y la democracia en Honduras.

Más reacciones

La Red de Mujeres Contra la Violencia, manifestó su “profunda preocupación y rechazo” por la situación que vive Honduras tras el golpe militar contra el presidente Zelaya. A través de un pronunciamiento señalaron que esto provoca una situación de incertidumbre y desesperanza, pero además, es una clara violación de los derechos humanos, políticos y civiles de la población.

“Rechazamos totalmente toda acción que violente la institucionalidad y las democracias incipientes que aún viven nuestros estados centroamericanos, por lo que estas situaciones que rompen el orden constitucional, sólo hace que nuestros países retrocedan y se estanquen, en prácticas autoritarias violadoras de los derechos humanos de los ciudadanos que no ostentan el poder político, económico u otro en nuestras naciones”, reza el documento.

Además, exhortaron a la Organización de Estados Americanos, OEA, para que apoye en todo momento la restitución de las garantías constitucionales y de derechos humanos, principalmente para el pueblo hondureño.

“Denunciamos una vez más que un país militarizado perjudica enormemente el avance del mismo, y tiene serias consecuencias para el ejercicio de los derechos humanos”, reiteró la Red de Mujeres Contra la Violencia.

Historia negra de América

Por su parte, el ministro de Educación, Miguel de Castilla, se solidarizó con los maestros hondureños, quienes iniciaron un paro de labores, en demanda a que se restituya el derecho constitucional en el país. Además, dijo que los golpes de Estado eran parte de la historia negra de América.

“Es muy triste lo que pasa en ese país, pues al igual que en Nicaragua, están en la lucha contra el analfabetismo. Nosotros, como maestros, apoyamos a los maestros hondureños, en su huelga general que han iniciado en protesta a este golpe militar”, expresó el titular del Mined.