• |
  • |
  • END

LAS MANOS y EL GUASAULE

Un ambiente de calma se vive en los puestos fronterizos entre Nicaragua y Honduras, pero algunos nicaragüenses que han transitado por El Guasaule, Las Manos y El Espino, se quejan de maltrato de de parte de las tropas del vecino país.

El Ejército hondureño mantiene 72 soldados fuertemente armados en Santa Martha, lo calidad del departamento de Choluteca, como parte de los movimientos militares iniciados la madrugada del domingo, con la deposición del presidente Manuel Zelaya Rosales.

Los guardias armados con fusiles M-16 pertenecen al batallón acantonado en Choluteca, quienes presuntamente han sacado tanques. Varios pasajeros que ingresaron a través del puesto fronterizo El Guasaule, se quejaron de maltrato de parte de soldados catrachos en Santa Martha y en el retén ubicado en la localidad La Sabana, donde frecuentemente permanecen miembros de la Policía Nacional de Honduras.

EL NUEVO DIARIO conoció que no existe provocación de parte de los soldados hondureños que permanecen en Santa Martha, a ocho kilómetros de la frontera El Guasaule, a las tropas del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, que resguardan la frontera en la lucha contra el crimen organizado.

Se supo que funcionarios de Migración y Extranjería de Honduras en El Guasaule obligan a nicaragüenses y ciudadanos de otras nacionalidades adscritas a la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, fotocopia de sus documentos de identidad para llevar un registro de los mismos.

El comandante Danilo Narváez, jefe de Migración y Extranjería en los departamentos de León y Chinandega, dijo que esa medida no es aplicada en Nicaragua.

“Como de costumbre, únicamente solicitamos la cédula de identidad como parte de los acuerdos del CA-4 y no retrasamos a las personas que entran por la frontera El Guasaule hacia nuestro territorio”, expresó el oficial.

Durante una hora, autoridades hondureñas cerraron el domingo la frontera. Sin embargo, ayer lunes todo transcurrió normal. “Donde hay tensión es en la carretera hacia Choluteca. Hay mucha presencia de soldados hondureños”, expresó el usuario de un autobús de transporte colectivo.

Martha Idalia Castillo, cónsul de Honduras en Chinandega, dijo que trabajan con normalidad en la atención diplomática a sus conciudadanos residentes en varios departamentos de Nicaragua.

Una treintena de militares hondureños se mueven vigilantes entre los transeúntes en el paso fronterizo Las Manos, del lado de Honduras, mientras el flujo vehicular y de viajeros entre ambos territorios, continúa normal. Asimismo, desde el lado nica parten con regularidad los autobuses con destino a las ciudades cercanas de El Paraíso y Danlí, o hacia Tegucigalpa, distante a 122 kilómetros.

Este grupo de soldados catrachos no es el único, pues se conoció que se ha engrosado un contingente basado en la comarca Los Llanos, cerca de El Paraíso (14 kilómetros de la guardarraya fronteriza), donde sí piden identificación a los viajeros que pasan a pie o a bordo de transporte público o privado.

Interrogan a viajeros

Una ocotaleana que llegó desde Danlí de visitar a unos familiares, nos confió --bajo el anonimato-- que los militares indagan más sobre las motivaciones de los nicaragüenses para visitar ese país. “Si le huelen un poco de izquierda, hasta lo pueden regresar”, expresó con tono irónico.

Una situación igual se percibía ayer por la salida de El Espino, en el departamento de Madriz. Según una fuente del Ejército de Nicaragua, en el lado hondureño conocido como La Fraternidad, se ha notado un inusual aumento de efectivos por parte de las Fuerzas Armadas de ese país.

Entre los jefes militares de zonas intrafronterizas de los dos países, existe un acuerdo para realizar vigilancia conjunta contra del crimen organizado y de la narcoactividad.

La fuente militar dijo a END que no ha existido comunicación entre los comandantes para abordar el aumento de tropas en la frontera, suscitada por la agitación política, derivada del golpe militar contra el presidente Manuel Zelaya Rosales.