• |
  • |
  • END

El Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, valoró ayer la situación de Honduras como una ruptura en el orden constitucional. Además, aseguró que si el presidente Manuel Zelaya cometió algún delito, lo correcto era que el Congreso lo despojara de su inmunidad y abrir un proceso judicial.

“Independientemente de las circunstancias internas, que no las conozco, creo que hubo ruptura del orden constitucional, efectivamente hubo un golpe de Estado. Sacar a un presidente de su cuarto para llevárselo a otro país secuestrado, obviamente, es una ruptura del orden constitucional”, reiteró el magistrado Solís.

Según Solís, aunque desconoce la resolución de la Corte Suprema de Justicia de ese país, para ordenar el arresto del presidente Zelaya, asegura que primero tendría que ser procesado.

“Tendría que haber sido procesado. Allí lo que se habría dado legalmente es una crisis institucional entre poderes del Estado. En todo caso, si el presidente no acata una resolución de la Corte, lo que se habría hecho es que el Congreso le levante la inmunidad e iniciar el proceso judicial”, dijo el doctor Solís.

Acerca de que si algo parecido pueda suceder en Nicaragua, el magistrado aseguró que eso está lejos de darse aquí. “Aquí los poderes del Estado están trabajando armónicamente con el Ejecutivo”, aseguró Solís.