•  |
  •  |
  • END

Como un homenaje a la memoria del tricampeón mundial Alexis Argüello, se ofició una misa campal anoche en la Plaza de la Revolución, adonde llegaron miles de personas.

Oficiada por el cardenal Miguel Obando y Bravo, a la misa católica se sumaron otros sacerdotes, y fue presidida por Daniel Ortega, su esposa Rosario Murillo, familiares del ex campeón de boxeo y amigos y funcionarios de la Alcaldía de Managua.

Durante el emotivo oficio religioso, la población aplaudió intensamente las palabras del cardenal Obando, que exaltó las virtudes y características de quien en vida fuera Alexis Argüello.

Antes de ello, comenzando la misa, Ortega habría iniciado lamentando la muerte de Argüello, y observando que ahora que estaba muerto, “todo mundo dice que era bueno, pero a diario decían calumnias y mentiras de él”.

Miles de capitalinos, acongojados y con fotografías de Argüello, estuvieron de pie rezando y viendo los oficios ante el cuerpo presente de Alexis, quien estuvo al centro en un ataúd cubierto con una bandera azul y blanco de la patria.

Aun después de terminada la misa, miles de personas permanecieron en las afueras del Palacio de la Cultura. La misa había sido anunciada en la Catedral de Managua, pero a última hora se cambió, en horas de la tarde, para la plaza, donde millares han llegado a decirle adiós al tricampeón.