• |
  • |
  • END

“No estamos hablando de un alza, estamos hablando de un ajuste”, dijo una y otra vez Ruth Herrera, Presidenta de Enacal, al revelar que el año pasado solicitó oficialmente dos ajustes de tarifas al Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA), y son los aumentos de factura que anunció el presidente Daniel Ortega.

En rueda de prensa, Herrera ayer presentó una revista donde se resumen todas las operaciones realizadas en 2007 por la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), y reveló que durante su gestión ha solicitado dos “ajustes de tarifas”.

En noviembre pasado, y después de elaborar un estudio de las facturas de Enacal, dijo que solicitó a INAA un ajuste diferenciado de tarifas que oscila entre el siete y el 25 por ciento, de acuerdo a los rangos de consumo contemplados en los bloques tarifarios dispuestos por el ente regulador.

Indicó que mediante este aumento en las facturas se busca recuperar un pequeño porcentaje de los costos de energía eléctrica que paga Enacal cada mes, ya que en 2004 esta empresa pagaba 20 millones de córdobas mensuales por este insumo, y ahora paga hasta 50 millones mensualmente.

Una ínfima minoría protegida
“Es un pequeño componente para todos aquellos usuarios que (su consumo) está por encima de los 20 metros cúbicos al mes. Es decir, un aproximado de 5 mil 500 galones al mes. Quiere decir, un promedio de 200 litros de agua por día”, aclaró Herrera, al referirse a quienes serán afectados.

Precisó que la propuesta es aplicar de forma diferencial el porcentaje de aumento, conforme el cliente aumente el consumo, como una medida paralela de promover el ahorro de agua potable.

“Nosotros tenemos 248 mil usuarios que están en el rango de cero a 30 metros cúbicos. Es decir, más de la mitad de los usuarios, como el 58 por ciento, está por debajo de los 30 metros cúbicos, y por lo menos la mitad están en los 20 metros cúbicos”, afirmó, al dejar en evidencia que dicho ajuste afectará a la mitad de los clientes de la Aguadora.

Esta misma propuesta comprende que para todos aquellos clientes que consumen más de 50 metros cúbicos al mes, “dicho ajuste tendrá una dimensión mayor, que es el porcentaje mayor de 25 por ciento”.

Lo de los pozos
Herrera dijo que no recuerda cuándo presentó la otra solicitud de tarifas al INAA, pero fue hace tres meses, cuando pidió crear una nueva tarifa para los pozos industriales privados. “Estamos hablando de los pozos de las embotelladoras de gaseosas, de cerveza, de leches, que no están pagando por al agua que extraen”, agregó.

Aseguró que Enacal, con autorización de INAA, ya les puso medidores a estos pozos que, según las declaraciones de Ortega el pasado 23 de diciembre, “son más de 300 en todo el país, y no pagan un solo centavo por el agua que sacan”.

La funcionaria precisó que la idea es cobrarles a estas empresas 12 córdobas por cada metro cúbico que extraen mediante sus pozos. “Imagínense que con un metro cúbico de agua ellos sacan unas 900 botellas de medio litro, y cada botella la venden en ocho córdobas... lo que yo quiero es que se acabe la hipocresía con este tema y se discuta abiertamente”, estimó.

Dice que INAA todavía no le responde ninguna solicitud y está a la espera de una resolución para empezar a aplicar dichos ajustes en las facturas.

Descartó que algún organismo financiero le haya planteado el tema de ajustar las tarifas, sino que fue iniciativa propia, “pues si alguien usa agua para hacer negocio, no es lo mismo ese destino que el agua para consumo doméstico”.

También descartó la posibilidad de pedir un subsidio al gobierno en lugar de un ajuste al INAA. “Con esta propuesta no estamos afectando a los de bajos ingresos. Estamos protegiendo a 250 mil personas de bajo consumo de agua. Nosotros no tenemos por qué subsidiar a los industriales, comerciantes y los ricos”, dijo.

No quiso compartir las dos solicitudes escritas que Enacal presentó al INAA, pero se declaró a favor de un debate sano, transparente e informado acerca de este tema.

El peso de la lengua”

“Yo soy una persona que está acostumbrada a trabajar con las leyes en las manos y con las pruebas en las manos. Si la Red de Consumidores o cualquier otra organización me traen pruebas, que hablen, pero si van a hablar al peso de la lengua, yo creo que eso es lo que van a tener que discutir con nosotros”, señaló.

En este orden, Herrera subrayó que invitó a “algunas organizaciones” a debatir el tema antes de pedir los ajustes al INAA, pero se negaron rotundamente, y por eso procedió. Sin embargo, se declaró a favor de consultar este tema con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la Liga por la Defensa de los Consumidores de Nicaragua (Lideconic), tal y como lo ordenara la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Pero, entonces, ¿se va a aplicar o no el alza en 2008?, preguntó EL NUEVO DIARIO.

“No sé si se va a aplicar, porque eso depende del Presidente de la República, la aprobación en última instancia. Lo que sí te puedo decir es que yo estoy convencida de que se debe hacer un ajuste, no un alza. Y si vos hablas de alza, yo voy a seguir hablando de ajuste”.

EL NUEVO DIARIO preguntó: Cuando usted vino a Enacal prometió que no iba a tocar tarifas. Se comprometió con la gente, e incluso dijo que había otras formas de buscar alternativas para los clientes. Ahora viene y habla de ajustes, que son los mismos ajustes que usted criticaba anteriormente. ¿Qué opinión le merece esa situación?
¿Cuál manipulación?
“Primero, me parece que vos estás manipulando lo que yo decía. Te voy a decir por qué, porque yo dije que no íbamos a autorizar tarifas, y no autorizamos tarifas ni pedimos que se modificara la tarifa en 2007. Y dije, vamos a renegociar los contratos, vamos a cambiar la orientación de las inversiones, vamos a reducir la ineficiencia, y lo estoy demostrando con pruebas a nivel financiero”, concluyó Herrera.