• |
  • |
  • END

Una mayor demora de la aprobación del Presupuesto General de la República para 2008, calculado en 32 mil millones de córdobas, puede provocar que el programa que el gobierno de Nicaragua aprobó con el Fondo Monetario Internacional se descarrile y que la crisis del país se profundice en un contexto económico mundial nada favorable.

El planteamiento fue hecho para EL NUEVO DIARIO por el diputado Francisco Aguirre Sacasa, presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, quien sostenía una entrevista en un restaurante de Managua con el representante del FMI en Nicaragua, Humberto Arbulú Neira.

Aguirre Sacasa manifestó que si el programa económico aprobado con el Fondo Monetario se descarrila, la ayuda de la comunidad cooperante peligra, y que no es necesario llegar hasta esa situación cuando se puede lograr un arreglo en la Asamblea que permita aprobar pronto el presupuesto de la nación.

De acuerdo con el doctor Aguirre Sacasa, ya se incumplió con la fecha para aprobar el presupuesto, y agregó que la comisión que dirige debió enviar al plenario de la Asamblea Nacional la ley presupuestaria, pero decidieron mantener el dictamen en consultas debido a la crisis política existente entre las distintas bancadas partidarias.

Dispensa del FMI si aprueban presupuesto
Al respecto, el doctor Humberto Arbulú Neira expresó que de llegar a un acuerdo en breve, y de ser aprobado el presupuesto de la nación en los próximos días, la representación del FMI en Managua recomendaría que el directorio del organismo apruebe una dispensa al gobierno de Nicaragua.

Esa dispensa sería discutida por el directorio del FMI en marzo próximo, agregó el representante del organismo multilateral, y reiteró que es importante que el presupuesto de la nación sea aprobado en breve, pese a que ya hay incumplimiento de la fecha en que debió ser sancionada la ley de gastos e ingresos del país.

Restablecer institucionalidad
Aguirre Sacasa insistió en que es bien importante que se restablezca la institucionalidad, la tranquilidad del país, e incluso señaló que el mismo presidente Daniel Ortega “bajó el gas” en sus declaraciones más recientes.

El presidente de la Comisión Económica destacó que la falta de acuerdo entre las fuerzas políticas en la Asamblea ha afectado la aprobación en lo particular de la Ley de Mypimes, de la cual sólo se aprobaron entre seis y nueve artículos.

Por otra parte, destacó que si no se normaliza la situación y a su vez no se aprueba la Ley Creadora de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) --instancia encargada de detectar e investigar aquellas transacciones financieras sospechosas de provenir del lavado de dinero, la narcoactividad y el terrorismo--, el sistema financiero de Nicaragua podría entrar en cuarentena.

“Nicaragua podría quedar mal si a febrero del próximo año no se ha aprobado la creación de la UAF”, dijo Aguirre Sacasa.